El PLD lucha por retener el poder con el viento en contra

Gonzalo Castillo y Margarita Cedeño son los candidatos del PLD.

Tras 16 años consecutivos de triunfos en todos los niveles de elección, por primera vez se percibe que el PLD puede perder el poder y ya dejó de ser partido hegemónico.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se juega la corona del poder en las elecciones del 5 de julio luego de imponer un récord en la historia electoral del país por ser el único partido que ganó cuatro elecciones presidenciales consecutivas en la era democrática. El oficialista PLD llega a las elecciones congresuales y municipales con una derrota previa en las municipales que perdió del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Además de la derrota municipal, el PLD tiene en contra la división de la organización por la salida del expresidente Leonel Fernández y que ahora es también candidato presidencial por una coalición de partidos incluyendo el suyo, Fuerza del Pueblo, que se ha nutrido con dirigentes de todos los niveles que han abandonado las filas del partido morado. Además de eso, el PLD tiene que enfrentar el hartazgo de la población por tener 16 años seguidos de gobierno y con las mismas caras en los principales cargos.

El PLD también ha tenido que desarrollar una campaña en la que su candidato presidencial, Gonzalo Castillo, ha tenido que evitar la participación en medios de comunicación o emitir declaraciones públicas lo que se ha convertido en un tema de campaña las limitaciones que podría tener para abordar los problemas del país.
De hecho, el candidato presidencial de Fuerza del Pueblo y antiguo compañero del Comité Político, Leonel Fernández, ha afirmado que en 5 años que compartió ese espacio con Castillo nunca opinó de ningún tema y que eso lo lleva a pensar de que “es que no tiene opinión sobre nada”.

A nivel Congresual, el PLD tendrá que enfrentarse a una alianza en 23 provincias para el nivel senatorial entre 13 partidos de oposición y la eliminación del arrastre en la boleta entre diputados y senadores.

Aunque el PLD tiene todos esas variables en contra, no menos cierto es que en 16 años seguidos de gobierno tiene logros que exhibir como mantener la estabilidad y el crecimiento de la economía por encima del 5% y eso significa un buen empuje para esa organización que tiene muchos otros logros que exhibir en sus gestiones, tanto las encabezadas por Leonel Fernández como Danilo Medina.

La dirigencia del PLD también afirma que la llegada de la pandemia del Covid-19 al país le ha permitido mejorar el posicionamiento electoral a su candidato por los programas de asistencia que ha desarrollado. Igualmente, el gobierno ha implementado un amplio programa de asistencia social que afirma le ha mejorado su posicionamiento electoral.

Sin embargo, el alcance e impacto que han tenido esas medidas no han sido medidos porque no se han publicado encuestas independientes y las que se han difundido se han realizado por teléfono, lo que genera dudas sobre la posibilidad de que puedan recoger la intención de votos del electorado.

El PLD también cuenta con una gran estructura nacional que supera a las de su contrario, pero habría que ver lo debilitada que podría quedar ante las informaciones de la Fuerza del Pueblo de que una parte importante de la dirigencia media y de base de la organización está sumándose a su organización.

El poder del Estado controla el PLD es también una gran ventaja frente a la oposición por la facilidad de acción que da esa realidad, pues además del Ejecutivo controla el Senado y la Cámara de Diputados.

PLD perdió percepción de partido invencible

Hasta octubre del 2019, cuando esa organización se dividió, existía la percepción generalizada de que el PLD era un partido invencible en las urnas y había críticas recurrentes a la debilidad de los partidos de oposición. Sin embargo, esa percepción cambió luego de la salida de Leonel Fernández y la prueba fue la derrota que tuvo la organización en las elecciones municipales. El partido oficial aseguraba que ganará las elecciones presidenciales especialmente luego de la pandemia que ellos afirman les ha beneficiado.

Triunfos consecutivos del PLD desde el 2004

Desde el 2004, el PLD solo había saboreado victorias electorales, pero eso cambió con las elecciones municipales donde volvió a saborear la derrota. El partido oficial ganó en el 2004 desde la oposición con un 58%; en el 2006 alcanzó la mayoría en el Congreso, tanto en el Senado como la Cámara de Diputados; volvió a ganar la presidencia en el 2008; en el 2010 amplió su poder congresual y municipal y en el 2012, ganó la presidencia y en el 2016, se coronó como el más votado de la historia al lograr el 62% de los votos.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorMercado pulgas ya opera, pese a las restricciones
Noticia siguienteCandidatos de Alianza País renunciarán a exoneraciones