Desacierto

En principio la idea de obligatoriedad sancionable de uso de mascarilla en lugares públicos y privados de uso colectivo, para reducir el riesgo de contagio del covid-19, se admite. Pero multas de uno a diez salarios mínimos, según dispone la resolución 000016-2020 del Ministerio de Salud es una sanción muy desproporcionada. No se ajusta a las condiciones socioeconómicas mayoritarias, máxime en este momento de grave crisis. Además, se cuestionó que el Ministerio de Salud Pública tenga facultad para imponer multas a los ciudadanos. Significa que la medida nació mal como medio de coacción; es instrumentalmente inválida. Servirá para confundir y así intimidar algo pero no puede castigar, definitivamente. El único medio para todos obligarnos a llevar el tapabocas sigue siendo la consciencia individual.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorFalta mucho por hacer
Noticia siguienteBlanco, color de temporada