Bajo su luz

En hechos 9 vemos un gran siervo de Dios ser instruido para una extraña y peligrosa misión, él no era James Bond era Ananías. Su gran don, era tener los ojos espirituales abiertos, podía ver a Jesús y recibir órdenes en conversaciones “tú a tú”. Dios usa a Ananías para abrirle los ojos a Saulo quien posteriormente abriría los ojos de multitudes por generaciones. Hemos sido escogidos para misiones donde los Ananías que pueden hacer el trabajo que requiere traer a más Pablos al reino, escasean.

Tan necesario son el coraje y la audacia, para cambiar naciones como la disciplina y sujeción a Cristo, nuestra luz, rechazando vivir bajo la sombra del sistema o del propio intelecto. Ananías como Pablo conocieron que la oración cambia tu punto ciego en luz.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anterior“Oye ahora”
Noticia siguienteJCE, Finjus y Subero Isa exhortan a votar el 5 de julio