Cambio vs continuismo

El Cambio Va porque con su trayectoria personal y familiar de honestidad, su capacidad gerencial y visión sobre los nuevo tiempos que viven RD y el mundo, el candidato opositor, Luis Abinader, tiene la visión, cualidades y capacidad para presidir el país y guiarlo al proceso de recuperación y transformaciones que debemos materializar en un ambiente de unidad nacional.
Con su extraordinaria virtud para conciliar y entenderse con los otros, como demostró en los procesos internos del PRM, lideró un acuerdo político para que el próximo Congreso Nacional sea plural y equilibrado.
“No quiero un Congreso mío sino uno que le sirva al país, que cumpla cabalmente sus funciones, empezando por la de fiscalizar al Poder Ejecutivo, y lo digo seguro de que seré el próximo Presidente”, argumentaba cuando defendía la alianza senatorial hace un año.

No podemos continuar con el estilo de un presidente Danilo Medina o su interpósito Gonzalo decidiendo por su cuenta las ejecutorias del Poder Ejecutivo, la administración de las finanzas públicas, la política de endeudamiento y déficit públicos, la anulación del sistema judicial y el diseño y ejecución de las políticas públicas.

Danilo y Gonzalo representan un modelo que hartó a la sociedad dominicana de corrupción e impunidad, de irrespeto a la majestad de la autoridad y desaparición de la justicia que permite a Gonzalo Castillo mantenerse como candidato mientras es acosado por múltiples señalamientos de corrupción y es objeto de una campaña mundial por The Miami Herald, un influyente medio informativo, situación que llena de vergüenza a la gente seria del país.

Todo eso ha convertido al Cambio en un eje transversal que envuelve a todas las clases sociales, credos políticos y religiosos, en una sociedad que necesita desintoxicarse del PLD, oxigenarse y respirar nuevos aires.

Es tan urgente y necesaria, tan equitativa y saludable la necesidad del cambio que sé de muchos gobiernistas que desafiando posibles represalias, votarán cambio.

Viendo el rechazo y hasta la hostilidad de los pobres al paso de las caravanas del PLD, incluyendo las encabezadas por Danilo y Gonzalo, los cacerolazos de las mujeres, el rechazo de los jóvenes y el voto castigo que le dará la diáspora, es que considero no es con 53 ó 56% que ganarán Luis y el Cambio sino que andarán rondando un 60%.

No valen las artimañas que recomienda Gonzalo a los delegados gobiernistas en la JCE. Ni vale la creencia de Danilo de que el poder que quiere mantener no tiene precio.

Los electores se decantaron ya entre cambio o continuidad, no dejando espacio a otras opciones.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAcroarte entrega donaciones en centros de acogida
Noticia siguienteMiderec entrega mulituso en Tenares