Danilo Medina consolida liderazgo y condición de estadista, pero se enfrenta a grandes retos

Compartir
Danilo Medina.

Danilo Medina ha demostrado que es un político inteligente y uno de los mejores estrategas políticos de toda la historia. Algunos analistas creen que por no haber logrado su objetivo de que el PLD ganara y Gonzalo Castillo fuera elegido presidente, ya está liquidado. Los que así piensan, están equivocados.
Es todo lo contrario. Danilo es uno de los principales líderes del país y cuando salga del poder, será la figura clave para la gobernabilidad. Si lo vemos desde una perspectiva amplia, Danilo se consolidó como líder indiscutible del PLD, como líder democrático, como referente de buen estadista y como garante de la gobernabilidad.

Es cierto que el PLD perdió el poder, pero quedó medianamente fortalecido aunque muchos no quieran aceptarlo. A pesar de la división, el PLD logró casi el 40%, con más de un millón y medio de votos, alcanzó una gran cantidad de diputados, unos 6 senadores y tiene un amplio poder municipal. Con ese aval, Danilo se convierte en el líder principal de la oposición, con una amplia influencia en la sociedad. Es cierto que el congreso está dominado por el PRM y sus aliados, y en principios no necesitarán al PLD para las modificaciones que impulsen. Pero en ese dominio hay una mezcla muy diversa y disímil, que podría explotar en cualquier momento y el PRM necesitar al PLD y a Danilo.

Danilo es el referente inmediato de buen gobierno
Con la grave crisis que vive el país en términos de salud y de economía, Luis Abinader está obligado a hacer las cosas bien para que la gente no se moleste. Si toma medidas incorrectas y la crisis se profundiza, el referente inmediato serán los dos excelentes gobiernos de Danilo y el PLD. Ante cualquier fallo de Luis, Danilo es el referente inmediato, pues ha sido el mejor presidente de los últimos 60 años.

Muchos dirán que Danilo no puede ser un referente, porque al estar impedido de volver a ser presidente, la gente no lo seguirá. Y también están equivocados. La historia dominicana enseña que las circunstancias cambian y a quien hoy no puede aspirar, mañana se le abren la puertas.

Cuando Balaguer fue derrotado en 1978, todos pensamos que ya ese anciano líder estaba retirado y jamás volvería a gobernar.
Pero el desastroso gobierno del PRD de Jorge Blanco, sirvió de camino para que Balaguer volviera a gobernar por 10 años más. Leonel Fernández e Hipolito Mejía no podían volver a aspirar a la presidencia, por la modificación constitucional del 2004. Pero en el 2007, se firmó el Pacto de la Corbatas Azules, y los dos recuperaron la posibilidad de ser candidatos.

Hipólito aspiró en el 2012 y perdió de Danilo. Leonel, después de haber sido presidente en tres ocasiones, intentó nuevamente ser candidato por el PLD en el 2012 y el 2016, pero Danilo logró ser el candidato y ganar la presidencia. En el 2019, Leonel nuevamente intentó ganar la nominación presidencial del PLD y perdió la convención ante Gonzalo Castillo. Renunció del PLD y formó un partido nuevo, fue candidato presidencial en las elecciones pasadas y quedó en un lejano tercer lugar.

Como se ve, aunque Danilo está limitado por la Constitución para volver a aspirar a la presidencia, la realidad de hoy puede cambiar mañana. Si como todo parece, Luis no hace un gobierno que llene las expectativas de la población, Danilo emergerá como el referente obligado y la gente pedirá su retorno. Y si eso sucede, habrá formas de quitar ese impedimento.

Los grandes retos de Danilo Medina

En estos momentos, Danilo se aboca a enfrentar grandes retos, los cuales determinarán su futuro político.

El primer gran reto es prepararse y preparar al PLD como maquinaria política para la andanada persecutoria que viene del gobierno del PRM. El entorno de Luis tratará de destruir al PLD a través de acusaciones y juicios anti-corrupción a sus principales líderes que fueron funcionarios. Y Danilo no estará exento de eso, sobre todo si Luis no puede enfrentar la crisis económica con eficacia.

El segundo gran reto para Danilo es consolidar su liderazgo interno en el PLD y poder explicar claramente a las bases de ese partido que él no ha sido el responsable principal de la derrota electoral. Y convencer a la dirigencia y militancia de ese partido que los peledeístas “se van” de los empleos del gobierno, por culpa de Leonel y los antiguos compañeros que abandonaron las filas de ese partido.

El tercer reto es propiciar una gran transformación y renovación interna del PLD, que lo ponga a tono a los tiempos, lo modernice, lo adecúe a la realidad actual y lo ponga en capacidad de resistir todos los embates. Danilo debería evaluar ser el presidente de ese partido.

El cuarto reto para Danilo es garantizar que el PLD realice una oposición racional y constructiva. Danilo conoce muy bien la sociedad, y debe tenerla siempre como aliada, no como enemiga. Hacer una oposición inteligente y que ayude, es la mejor forma de tener oídos receptivos en el empresariado y los demás poderes fácticos. En eso, Danilo es un experto.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorSenadora electa impulsará la vía del Atlántico
Noticia siguienteSe requiere acción