Sueñen

    Compartir

    Las quejas sobre los abusos de las distribuidoras de electricidad continúan. Iván García, de la Federación Dominicana de Comerciantes (FDC) pegó el grito al cielo ayer. Las facturaciones excesivas a negocios cerrados desde marzo hasta los primeros días de junio provocaron un cúmulo de montos que para pequeños negocios son impagables. Micro y pequeñas empresas con deudas sobre RD$60,000 están a la orden del día. Algunos, ante la cerrazón de las Edes, tratan de pagar bajo acuerdos, pero hasta eso se dificulta. Y ahora, además de las facturas infladas, vienen los apagones, pese a las promesas de mejoría después de Punta Catalina. Los comerciantes aspiran a la anulación de esas deudas. Sueñen, las elecciones pasaron.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anterior¿Otra vez el borrón?
    Noticia siguienteAbinader anuncia dos nuevos ministros