Un falso camino de redención

Compartir

La llamada izquierda revolucionaria se resiste a aceptar cuán equivocada estuvo siempre. No les basta con lo sucedido a los países del Bloque Oriental europeo, la destrucción del Muro de Berlín por los alemanes ansiosos de libertad y aire puro, la triste realidad de Corea del Norte y el vergonzoso tránsito de Cuba a un modelo rupestre del capitalismo, después de seis décadas denostándolo como un sistema incapaz de exaltar la dignidad humana.
Sesenta años no han bastado para convencer a los líderes del castrismo que la propiedad privada y la libre iniciativa individual son valores inherentes a la existencia misma y no señales oprobiosas de un sistema basado en la explotación del hombre por el hombre. La prometida redención del pueblo cubano se intenta a medias con la autorización para moverse con alguna libertad dentro del propio territorio de la isla, tener a título de concesión un conuco, una barbería, un automóvil, una computadora o una pequeña bodega para vender alimentos cocinados.

Ni siquiera la URSS, con todo su poderío nuclear y el control absoluto de la producción de la vasta federación de naciones encabezada por Rusia, logró garantizar bajo el marxismo niveles aceptables de libertad y bienestar para su pueblo y bastó con la brecha de disensión que trajo consigo el período de apertura de la perestroika y el glasnot para que ese mundo de mentiras y opresión se derrumbara. Sólo China ha conseguido con el comunismo alcanzar niveles de desarrollo económico similares a los de los países industrializados. Y para ello tuvo que dejar atrás los fracasos de la “revolución cultural” y el “gran salto” de la era de Mao, aceptando modelos de producción capitalista.

Cuba y Corea del Norte continúan siendo el espejo de un modelo que intentó hacer de un sistema opresivo de la dignidad humana, un camino de redención que resultó falso. Y el chavismo es el mayor de los desastres.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorLa pérdida de Víctor Víctor
Noticia siguienteLa fábula del toro