Killer Ratings

Compartir

Del caso Wallace de Souza hay dos miniseries –ambas en Netflix– (“Bandidos na tv”, es su título en portugués), es una miniserie documental, y la otra: “Blood Pact” que es una miniserie de drama criminal basada en la historia de espanto de este productor y presentador de tv, y que anteriormente fue policía y luego la fama lo llevó a diputado en Manaus, ciudad en medio de la selva amazónica de Brasil. Se hizo famoso transmitiendo casos trágicos de asesinatos en todo. Tiempo después fue apresado y acusado de mandar a matar personas en búsqueda de audiencia para su programa “Canal Livre”; murió antes de ser enjuiciado, pero su hijo mayor cómplice recibió una condena de 9 años. La serie documental es un backstage del caso en 7 episodios: La acusación, La investigación, Conspiración, El hijo, en las manos de Dios, Juicio, y El terror; es una serie de entrevistas en torno al caso, desde gente allegada, registros de su programa, entrevistas con los policías encargados de llevar la investigación y hasta las posibles pruebas que lo incriminarían en, por lo menos, cinco crímenes. Pues bien, en líneas generales se vale del llamado hiperrealismo cinematográfico y el proto-cine (acercándose a las propuestas de Dziga Vertov), con una fuerte obviedad al mostrar los rasgos típicos de estos personajes hechos famosos en tv, al tiempo que plasma una cruda realidad “crea” un personaje vivo no creado por una ficción; va más allá de toda realidad, y muestra cómo se “hacen” a sí mismos, se construyen, crean una imagen, un producto de fuerte apego social con ínfulas de popularidad. Pero una vez que crean ese personaje vivo, caen en una emboscada en la que se ven fuertemente presionados a mantener la imagen que los hace famosos e influyentes. La misma serie se vale del sensacionalismo que cuestiona, pero valiéndose del denominado Cinema vérité un poco de neorrealismo italiano, y condimentado con la expresividad de la Nouvelle vague y el free-cinema. De ahí que resulte llamativo para cualquier cineasta o cinéfilo. Supongo que es seductor para estudiosos de la conducta humana, y apropiado objeto de estudio del fenómeno de los showman. La calidad cinematográfica es soberbia con un gran manejo de la ambigüedad de la historia, de los personajes vivos, poniendo todos los matices de los personajes y permitiéndonos discrepar o en qué creer. En fin, un retrato complejo e imparcial e la realidad social de un pueblo abandonado a su suerte.
HHHH Género: documental. Duración: 7 episodios de 60 minutos.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anterior¡Vámonos en la cresta de esta ola!
Noticia siguienteLa niñez de Vega, de Luchy Placencia