Debate Bosch-Isa Conde: El problema de las alianzas

Compartir

(6)
La “Carta abierta de Narciso Isa Conde a Juan Bosch” (13 de mayo, 1983), fue una dura crítica política a las posiciones del líder del PLD, tanto en aquel momento histórico como durante la gesta de abril de 1965, la respuesta del profesor Bosch, titulada: Notas sobre táctica y estrategia, publicada en Varguardia del Pueblo No. 396, 18 de mayo de 1983, pág. 4, estuvo, obviamente, a la altura del histórico debate. Veamos.

Este artículo del profesor Bosch, desde el primer párrafo, indica el grado de fiereza que tendría, contra el PCD: “...hay grupos de la izquierda dominicana cuya única o principal razón de ser es la crítica a cuanto haga o deje de hacer el PLD; y entre esos grupos el PCD es el más tenaz desde el nacimiento mismo de nuestro Partido...” (p. 41). Y luego agrega que esta “campaña sin descanso que mantiene el PCD contra nuestro Partido” tiene un claro objetivo: “la conquista de militantes peledeístas para llevarlos al PCD”, y, según Bosch, estas acciones denunciaban “la naturaleza pequeño burguesa de los líderes del PCD y sobre todo la práctica capitalista con que actúan” aunque se presentan “como los representantes legítimos del marxismo-leninismo en nuestro país” (p. 41).

Para el líder del PLD el método de reclutamiento de futuros militantes del PCD tiene dos áreas básicas: “el de los viajes por varios países del mundo, el de los títulos universitarios obtenidos en la Unión Soviética y en otros centros socialistas” y el de presentar al PLD como un partido de ideología derechista para así “atraer a sus filas hombres y mujeres que nuestro Partido ha formado, ha desarrollado, ha acostumbrado al trabajo político” en una “campaña de descrédito para beneficiarse capitalizando calidad y capacidad política que ellos no pueden lograr por sí mismos porque les faltan las condiciones necesarias para dirigir un partido como ellos piensan que debería ser el suyo” (p. 42). Y, estas acciones del PCD, según Bosch, son iguales a las que “llevan a cabo entre sí las empresas capitalistas”.

En el mismo párrafo, entonces, lanza un fuerte argumento acusatorio a los miembros del Partido Comunista Dominicano, a la vez que una síntesis de su criterio: “La política es su medio de vida; viven de lo que cobran por lo que hacen como líderes políticos pero además compran seguidores ofreciéndoles -y dándoles- los medios para que adquieran fuera del país títulos universitarios”, con los cuales, según él, “lo que hace el PCD es reproducir constantemente mediana y alta pequeña burguesía de servicios...”.

Y prosigue: “El PCD no es serio”; y, como defensa: “En el PLD se lucha sin descanso contra la mentira, el chisme, el abandono de los deberes partidistas (…) contra la inclinación a buscar ayudas ajenas para solucionar nuestros problemas (...)” (p. 43). Y, más adelante: “el PLD es un partido de liberación nacional (…) que se propone (…) la lucha por la liberación de nuestro pueblo del estado de sometimiento político y económico de un poder extranjero...”.

Termina dando unas cátedras sobre táctica y estrategia política que, como es de esperar en este debate, tendrán una firme respuesta del Secretario General del PCD.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorImpacto del virus. Economía y Estado
Noticia siguienteTSE consolida criterio de negar reconteo de votos