En esperanzas

Terminó julio, mes pavoroso de la crisis sanitaria (sumó 381 fallecidos; 33,718 infectados por covid-19 al jueves 30), y que concluyó además con el paso por el territorio nacional de la tormenta, ahora huracán, Isaías: un muerto, daños a la agricultura -ya alicaída por la pandemia-, acueductos afectados y zonas incomunicadas por inundaciones, entre otros daños humanos y materiales. Agosto obliga a una perspectiva de esperanza. En el caso del fenómeno atmosférico, resulta que tormentas, huracanes tropicales son factor necesario del sistema de lluvia y más lluvias hacen falta, definitivamente, pues desde hace tiempo la sequía se vuelve la norma. En cuanto al desastre del covid-19, la esperanza la marca el nuevo gobierno que iniciará en 16 días y promete aplicar una estrategia distinta. Roguemos.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEl beneplácito en la diplomacia
Noticia siguiente¡Solo el amor!