Rosso: de casi mecánico a debutar en las Mayores

Compartir
Ramón Rosso era jugador de posición, pero lo hicieron lanzador. Firmó con los Dodgers en 2015 por 60 mil dólares.
Pactó con los Dodgers y fracasó. Luego firmó un contrato en blanco con los Filis, que lo promovieron este año a las GL

Un joven del Café de Herrera pensó en 2016 que lo suyo no era el béisbol tras unos meses muy desalentadores con los Dodgers de Los Ángeles, que le dieron 60 mil dólares en 2015 para que lanzara, pero poco tiempo después ese proyecto fracasó.

Quería irse a Barcelona, España, el mismo lugar donde impresionó a los Dodgers, con la idea de laborar junto a su padre en el mundo de la mecánica automotriz. Tenía 19 años, una edad complicada en la pelota de estos tiempos. Por cosas del destino apareció el coach de picheo Luis Marte, quien convenció a Ramón Rosso para que no abandonara la pelota. Y tenía razón. El derecho Rosso es uno de los tantos criollos que en esta campaña han debutado en la MLB tras hacerlo con los Filis.

“Yo pensé que mi carrera en el béisbol se había terminado”, dijo Rosso, quien llegó a ir a España por un tema de hacer sus papeles. “Había hablado con papi (Ramón Rosso) que me iba para Barcelona a trabajar con él, en la mecánica. Yo no tiraba strikes con los Dodgers y estaba decepcionado”, agregó el joven de 24 años y 6´-4” de estatura en la conversación en vivo por Instagram.

Rosso y Marte decidieron intentarlo una vez más. El tema con Rosso no era la velocidad, pues pasaba de las 90 millas en su bola rápida. Era que no encontraba la zona de strike. Trabajando con Marte recibió una oportunidad con los Filis. Varias veces, cuenta Rosso, fue al Toro, en Guerra, donde en ese momento estaba la academia de la organización, y allí fue evaluado por varios representantes del club, entre ellos Sal Agostinelli, el director de escuchas a nivel internacional.

Los Filis decidieron en 2017 darle una oportunidad unos seis meses después de su baja. Solo que esta vez no había dinero de por medio. “Firmé un contrato en blanco. Mi tema no era el dinero. Quería la oportunidad, así que firmé ese contrato en blanco”, señaló Ramón.

“Es una historia muy bonita la de Rosso”, dijo por su lado a elCaribe Manuel Amador, uno de los instructores de más tiempo de servicio con los Filis. “Se fajó a trabajar, muchas personas merecen crédito en su desarrollo, y fue tanto lo que trabajó que solo lanzó cinco partidos aquí y de una vez viajó”, añadió Amador.

Hace el equipo

Rosso, originalmente jugador de posición y cambiado a lanzador por su brazo, ascendió rápidamente con los Filis y este año hizo el equipo grande, noticia que le dieron el gerente , Matt Klentak y el dirigente Joe Girardi. “Lo único que me salía era una sonrisa y no me lo creía. Yo jamás pensé que volvería a la pelota y mucho menos estar en Grandes Ligas. Gracias a Dios y a muchas personas, como Luis Marte, que me ayudaron. Este es mi gran sueño”, dijo Rosso, dueño de una bola rápida que llega a 97 millas, curva, slider y cambio de velocidad.

En España se perdieron de un mecánico, pero el país sumó otro hijo que promete mucho a las Grandes Ligas.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAntoliano Peralta: “El Presidente hará todo para lograr la independencia de la justicia”
Noticia siguienteKilome y Mercedes debutan en las Mayores