Perfila a Danilo como mejor presidente de los últimos 60 años

Compartir
Las visita sorpresas son uno de los mayores proyectos del presidente Danilo Medina.

2 de 2
El presidente Danilo Medina termina su segundo mandato el próximo 16 de agosto y, tal y como él mismo expresó, puede “entregar la banda presidencial y volver a caminar por las calles con la serenidad que da el poder cumplido”.

Y eso es así, porque Danilo cumplió como ningún otro presidente con sus promesas de gobierno. Como vimos en el artículo anterior, su gestión gubernamental ha sido histórica desde el punto de vista de las realizaciones, dejando una impronta de hechos y obras que muy difícilmente sean superadas a corto o mediano plazo.

Pero Danilo tiene un aporte extraordinario como gobernante que pocos valoran en su justa dimensión. Ese aporte es el hecho de haber desmitificado y transformado el ejercicio del poder, y de haber acercado a la presidencia a la gente humilde, a la gente marginada, a la gente de los pueblos y campos lejanos del país.

Un presidente humilde y sencillo

La característica principal de Danilo Medina como presidente han sido la sencillez y la humildad. Los que le conocemos desde hace tiempo, sabíamos que el poder no lo iba a obnubilar ni a cambiar. Esa forma de ser de Danilo se empezó a conocer desde el principio, pero tomó mayor difusión cuando se popularizó aquella famosa foto donde él saltaba un charco de agua durante una visita sorpresa. Ese es el verdadero Danilo. Y durante sus ocho años como gobernante ha sido el mismo de siempre, el hombre sencillo, humilde y muy cercano a todos.

Danilo como presidente nunca se creyó un rey o un dios. Y tomó una serie de medidas sencillas, pero muy significativas, que desmitificaron esa imagen tradicional que había de los presidentes, creada por el dictador Trujillo y continuada por Balaguer, Guzmán, Jorge Blanco, Hipólito y Leonel. Entre esas medidas podemos mencionar las siguientes:

-Eliminación de uso de la foto del presidente en todas las oficinas: Esto parece una sencillez, pero es muy importante, pues rompió el esquema trujillista de que todo se le debe al presidente y por eso su foto tenía que estar en las oficinas de todos los funcionarios. Además, eso era un gran negocio, el cual fue cerrado.

-Eliminación de la celebración del cumpleaños del presidente en palacio: Esta actividad era un espectáculo denigrante, vergonzoso, donde debían ir todos los funcionarios a hacer una larguísima fila para felicitar al presidente.

-Eliminar traslado de la silla presidencial a todas partes: Danilo rompió con eso, siendo capaz de participar en eventos y sentarse en sillas normales, e incluso hasta en sillas plásticas.

-Acortar duración de viajes presidenciales y reducir la comitiva: Casi todos los viajes de Danilo eran de pocos días y con una reducida comitiva. Hubo viajes que salía en la mañana, cumplía con la actividad y retornaba en la tarde al país.

Visitas sorpresas, un nuevo estilo de gobernar

Danilo creó las bases para un nuevo estilo de gobernar con las visitas sorpresa, las cuales consisten en visitas a diversas comunidades del país para llevarle ayuda material y orientación para el desarrollo de los proyectos que tienen esas comunidades. Estas acciones son uno de los programas sociales más exitosos de Danilo, que han contribuido al fortalecimiento del sector agropecuario.

Las visitas sorpresa muestran su humildad, su acercamiento a la gente de forma directa, para escucharlas no solo para oírlas, compartir con ellas y darle solución a sus problemas. Y reflejan un gran espíritu de sacrificio de Danilo, quien ha sido capaz de dedicar parte de su tiempo de descanso de cada domingo, para estar en contacto directo con la gente.

Y los resultados concretos de esta nueva forma de gobernar son muy evidentes. Se han realizado 284 visitas sorpresa, en las cuales se han evaluado unos 2,400 proyectos, de los cuales ya se han implementado unos 1,256, con un presupuesto ejecutado de más de 49 mil millones de pesos. Y han generado unos 170 mil empleos directos y otros 300 mil indirectos, los cuales han permitido que miles de familias encuentren trabajo en sus propias comunidades, sin tener que emigrar a los centros urbanos. Léanlo bien: En las 284 visitas sorpresa se ha ejecutado un presupuesto de más de 49 mil millones de pesos y se han generado casi medio millón de empleos. Una proeza histórica sin precedentes.

Pero lo más importante de las visitas sorpresa no son los recursos que se invierten y la soluciones económicas que traen consigo, sino el valor emotivo y humano que representa para esos campesinos y empresarios de pequeños pueblos y comunidades, poder tener al presidente en persona en su propia casa o finca, el propio presidente hablando con ellos, comiendo con ellos, riendo con ellos, saludando a sus hijos, sus nietos, el presidente, ese que ven tan lejano en la televisión o en los redes sociales. Eso es algo de un impacto humano y emotivo que no tiene precio.

Con este tipo de acciones, Danilo sembró las bases de un nuevo estilo para gobernar, donde el presidente busca a la gente, se acerca a ellas y se siente parte directa del pueblo. Ojalá ese estilo pueda continuar por mucho tiempo.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorWilly Soriano es seleccionado Dirigente del Año
Noticia siguienteDicen es ilegal MAP elimine bono vacacional