El presidente y la perspectiva histórica

Compartir

Sé bien, porque estudié Historia, que el ejercicio o paso por el poder deja huellas, luces y sombras; y que, nadie que lo haya ejercido, por más que pueda exhibir, podrá librarse de necesarios juicios críticos, oportunos o constructivos; y por supuestos, de aquellos que nada reconocerán. Por ello, solo el juicio frío de la historia nos dará el diagnóstico -siempre fragmentario-condicionado- de lo que podrá ser un legado o un fiasco.
Tan pronto, como este próximo domingo, el presidente Medina, empezará a transitar, él y su obra de gobierno, ese tamiz-histórico; pero, en el actual y ahora, tendrá que entrenar sus oídos para escuchar, leer y vivir de lo que la condición humana es capaz de reconocer, insultar o vilipendiar. Casi nada a lo que pudo oír o leer mientras ejercía de primer mandatario.

También, sabrá o reconocerá errores; pero más que nada, de gente que no volverá a ver o saber…

Sin embargo, si no me equivoco, dentro de algún tiempo, no muy lejano, oirá, de algún ciudadano, urbano o rural, de que pudo dialogar, cara a cara, con su presidente y ser escuchado. Algo sin precedente, pues, fue, ese acto, mágico-real y de convicción-reconocimiento, eje central -no anecdótico-episódico- de una gestión de gobierno que cerró un ciclo-histórico (con tandas extendida, desayuno-almuerzo escolar, visitas sorpresas, estancias infantiles, casa de albergue, reactivación del campo, Mipymes, cobertura de salud, programas sociales, estabilidad-macroeconómica, baja inflación, crecimiento socioeconómico sostenido, etcétera) de marginación-olvido de múltiples segmentos poblacionales vulnerables que fueron impactados por una mejor redistribución del presupuesto nacional y pasaron a ser sujetos sociales de derechos, crédito-préstamos y políticas públicas. Es decir, puso, en el centro de la gestión pública, al ciudadano.

Por supuesto, habrá otro balance centrado en anomias históricas-estructurales (corrupción pública-privada, endeudamiento público -cuasi necesario en función de proyección-crecimiento-, sistema de justicia de colindancias políticas-fácticas, controles más efectivos en la supervisión-ejecución de presupuestos-estatales y de otros poderes públicos). Pero, en mi opinión -y en el caso que nos ocupa-, saldrá predominando el salto, innegable, en solventar parte de la deuda social-histórica acumulada (consultar, al respecto, fuentes de organismos internacionales).

En fin, del presidente Danilo Medina, se podrá decir o escribir cualquier juicio de valor, desmesurado o desfavorable a su gestión de gobierno, pero, tarde que temprano, aflorará el enfoque social con que selló su paso por el poder. Igual, nadie podrá decir que conculcó libertades públicas, de prensa o de libre asociación de cualquier índole. Incluso, fue fijación perversa de adversarios políticos disfrazados de “hacedores de opinión pública” que ya comienzan a dejar constancia de su ‘altruismo patriótico’. Presidente, siéntase en el deber cumplido…

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorDepresión 11 podría convertirse hoy en una tormenta tropical
Noticia siguientePremios Juventud se entregan hoy con seguridad sanitaria