El discurso del Presidente

Compartir

“Jamás, gobierno alguno, enfrentó semejante combinación de retos y amenazas”. Con estas sucintas palabras el Presidente Abinader planteó el desafío que representa la crisis sanitaria y económica que afecta al mundo. Esta crisis internacional agrava problemas que ya teníamos: la falta de inclusión del crecimiento económico que debió haber beneficiado más ampliamente a la población dominicana; los déficits fiscales; y el correspondiente y preocupante endeudamiento externo.

Para enfrentar las crisis sanitaria y económica se requieren de recursos, que nos obligará a recurrir al endeudamiento externo e interno, dejando para luego el corregir el nivel del endeudamiento. Simplemente, ahora no es el momento oportuno.
Los recursos serán aumentados mejorando la calidad del gasto y la supresión de instituciones de utilidad dudosa y que duplican funciones.

Con dichos recursos se acometerán acciones en el corto plazo. En primer lugar, se invertirá en la paz social continuando los programas de ayuda FASE y Quédate en Casa, entre otros. Más importante, por su carácter permanente, se utilizarán los ahorros fiscales para otorgar cobertura del seguro de salud a dos millones de dominicanos. En segundo lugar, se enfrentará la pandemia aumentando el presupuesto de salud hasta RD$ 66,000 millones, para poner “en marcha un plan nacional de detección, aislamiento, rastreo y tratamiento de contagiados”. Para lograr este objetivo se instalarán 12 hospitales temporales; se duplicarán las camas en las unidades de cuidados intensivos; y se formarán a 1,000 médicos y enfermeras para mejorar el tratamiento de la enfermedad. Finalmente, se garantizó el acceso a toda la población de la vacuna contra el virus.

En tercer lugar, la prioridad en el plano económico es la de “crear las condiciones para recuperar la producción y el empleo utilizando todos los mecanismos a nuestro alcance”. Para lograr dicho objetivo, el Banco Agrícola otorgará financiamiento por RD$ 5,000 millones para la nueva siembra, garantizando asimismo la seguridad alimentaria. La DGII otorgará facilidades tributarias a las mypymes. El Banco de Reservas otorgará financiamiento a proyectos detenidos en el sector de turismo, industrial y de exportación. Se pondrá en marcha un programa de Garantías y Financiamiento por más de RD$ 100,000 millones para los sectores afectados por la pandemia. Se acometerá la construcción y reparación de 30,000 viviendas en las comunidades locales y se relanzará el turismo, mediante un plan a ser anunciado.

En el mediano plazo se planteó la construcción de la Autopista del Ámbar de Santiago a Puerto Plata; el desarrollo turístico de Pedernales; el desarrollo del puerto de Manzanillo. Para algunos de estos proyectos se necesitará del concurso del sector privado.
Finalmente, la mejor frase del discurso: “Sin ley no hay seguridad, sin seguridad no hay libertad y sin libertad no hay democracia”.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anterior¿Quién cuenta en la Cámara de Cuentas?
Noticia siguienteGermán aspira a una justicia sin viejas venganzas