Gobierno buscará con hidro sumar más electricidad

Compartir
El agua de la presa Jigüey, que está ubicada en la región Valdesia, es aprovechada también para la generación de electricidad.

República Dominicana viene apostando hace tiempo al uso de energías no convencionales, no dependen dientes de petróleo, y las señales que ha comenzado a dar la recién instalada administración de gobierno parecen indicar que el país seguirá por ese trayecto.

En ese círculo entran, por ejemplo, la generación con viento y sol, con gas natural licuado y con agua. El gas natural ocupa la primera posición dentro de los productos usados para generar electricidad, con cerca del 25%, seguido del carbón (20.6%) por la entrada de las dos plantas de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, que de manera conjunta aportan 752 megavatios brutos; mientras, a través de las hidroeléctricas -de acuerdo con un corte realizado el pasado año- el aporte se sitúa en la frontera 12%.

El nuevo administrador general de la Empresa de Generación Hidroeléctrica Dominicana (EGEHID), Ángel Rafael Salazar Rodríguez, aseguró que el eje principal de su gestión se enfocará en mantener el desarrollo de los mecanismos de producción de energía limpia. Lo hará a través de un uso eficiente del agua que producen las montañas del país, según explicó. “Tenemos en carpeta expandir la capacidad de producción de electricidad a base de las fuentes hídricas, tanto elevando los niveles de eficiencia de las centrales de generación existentes como desarrollando nuevos proyectos y obras de infraestructura”, sostuvo.

Actualmente, República Dominicana tiene en operación 27 centrales hidroeléctricas, con una potencia general instalada de 613.81 megavatios. Están distribuidas por los cuatro puntos cardinales del territorio. En la zona Norte figuran Tavera 1 y II, Angostura, Monción I y II, Baiguate y Brazo Derecho. En lo que EGEHID denomina “zona centro” figuran Rincón, Hatillo, Jimenoa, Río Blanco I y II, El Salto, Aniana Vargas I y II, Rosa J. De la Cruz, Pinalito I y II. En la zona Nizao están Valdesia I y II, Jigüey I y II, Aguacate I y II, Nizao Najayo y otros.

En el sur están Sabana Yegua, sabaneta, Las Damas, Los toros, Magueyal y otros

Van quedando en el pasado los años en que este país dependía casi totalmente de crudo para generar electricidad. La matriz ha ido cambiando y datos más o menos frescos de la industria eléctrica, indican que se depende en menos de 20% de petróleo, luego que hace varios meses finalizara el Gasoducto del Este, que incluyó una interconexión con las generadoras Quisqueya I y Quisqueya II, adicional a otros pasos dados.

Los dominicanos cuentan con la matriz de generación energética más diversa de Centroamérica y la Región del Caribe insular. Esa generación procede por lo menos de 11 fuentes distintas de generación, de los cuales un 22% proviene de fuentes renovables, según ha calculado la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE).

Las cifras ofrecidas meses atrás indicaban que la capacidad instalada de generación alcanzaba 5,187 megavatios. De eso, 646.4 se logran con base en petróleo, 1,235 con gas natural, 1,064 con carbón y 613.81 por vía del agua, con las hidroeléctricas. En 2018 la dependencia de derivados de petróleo que tenía República Dominicana era 38.1%, de GNL era 32.9%, carbón 13%, agua 11.2%, viento 3.1%, de biomasa 1.3% y solar 0.5%. “Nuestra visión estratégica incluye poner en ejecución un plan de expansión del parque de energía hidráulica, incluso, de minicentrales hidroeléctricas, que nos permita uso eficiente de las aguas aprovechables tanto por la caída natural de los caudales como mediante obras de ingeniería, con características”, planteó el administrador EGEHID.

Rafael Salazar, administrador EGEHID.

Mirada a comunidades donde están las cuencas

El administrador de la EGEHID le dijo a elCaribe que se propone fortalecer la política de responsabilidad social empresarial, principalmente en las comunidades donde se ubican las cuencas hidrográficas de los ríos, que mueven las turbinas que hacen posible la generación de la energía renovable que se sirve al Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI).
Rafael Salazar es un ingeniero mecánico-eléctrico egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, con maestría en gerencia moderna.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAún sin rastro de niña Liz María
Noticia siguienteRD y 16 gobiernos piden elección de BID en septiembre