Barro: el uso como materia prima por el emprendedor

Compartir
En la provincia Monseñor Nouel, el taller Acosta tiene una fama bien ganada.
El barro o lodo es una mezcla de agua y tierra compuesto de sedimentos, partículas de polvo y arcilla; es muy útil

A las personas con visión emprendedora les resulta fácil ver las oportunidades para crecer en cualquier espacio y pueden aprovechar todo aquello que otros rechazan. El barro, por ejemplo, puede representar para ellos una buena materia prima. Y lo es.

De eso saben los hermanos Richard y Tony Acosta, en Monseñor Nouel; el señor Rafael Sanó, del sector Simón Bolívar, Distrito Nacional, y los hermanos Guillén (Jesús, Manuel y Ramón), de Monte Plata. Son todos emprendedores consagrados a la artesanía. Son verdaderos artistas del barro. Y lo prueban.

Los Acosta han estado trabajando por años en Piedra Blanca, en un taller donde la actividad es contante. En cada espacio de su local se observa barro. A veces se le puede ver en crudo, por momentos a mitad de un proceso y otras veces en una pieza y obra de arte terminada.

Y esas obras son tan diversas como la cantidad de clientes que van tras ellas. La industria del barro y el ladrillo ha tomado fuerza en importantes lugares de República Dominicana. Y una parte de los negocios están en variados trayectos de la autopista Duarte (con mucho énfasis en la parte afuera de la provincia Monseñor Nouel).

El taller Hermanos Acosta, ha estado liderado por Tony y Richard Acosta. Pero en la zona donde están ellos pueden ubicarse -entre una distancia y otra- por lo menos 15 ó 18 de esas “industrias”.

Los Acosta han hecho por años con arcilla o barro todo lo que la gente pueda imaginarse, siempre que eso pueda plasmarse visualmente como un objeto o pieza. Eso incluye, por ejemplo, desde ladrillo hasta vasijas, esculturas y murales.

Los otros negocios que existen en la autopista Duarte también tienen sus propios talleres, pero se concentran más en tarros, ollas, maceteros, tinajas, tiestos y anafes. Lo de los Acosta es otra línea y va muy enfocado en la decoración. En la carretera Juan Adrián, Monseñor Nouel, hay una mina de barro blanco que suple a su taller. Mientras, en Jayaco, Bonao, está la fuente para los artesanos que están más hacia el Cibao. De esa zona se extrae básicamente barro rojo de una mina, según se le explica a elCaribe.

La preparación de uno de los Acosta (de Tony) surgió de un proceso que ha envuelto distintas etapas. Primero entró a una empresa que tenía la filosofía de recibir jóvenes como aprendices para que luego fueran la mano de obra de la empresa. Al lugar entró en el mismo momento en que comenzaba a cursar el bachillerato para aprender un oficio. Pero el oficio le gustó tanto, que no realizó otra carrera, sino que se quedó en él. Ha representado al país en varios eventos en Europa y en uno de ellos contactó a la escuela de más prestigio de España en la materia (la Octava Cumbre Iberoamericana de Artesanía). Permaneció cinco años en ella formándose profesionalmente como ceramista.

Pero si una persona está interesada en conocer sobre la cultura taína o en ampliar lo que conoce, será importante visitar el negocio y la Escuela de Cerámica Taína Hermanos Guillén, en Yamasá, provincia Monte Plata. Es un centro de rescate de los valores culturales, para que haya una permanencia en las nuevas generaciones sobre lo que fueron los orígenes de la población dominicana, explica Jesús Guillén. Es uno de los hermanos a los que en 1988 le surgió la inspiración por el arte taíno, luego de una investigación realizada por el profesor Ramón de Jesús, la persona que despertó la chispa sobre el tema, en el Liceo Secundario San Martín de Porres, en Yamasá. Los Guillén son artesanos de la historia indígena, que dan gran valor a eso, usando el barro como materia prima para las figuras que elaboran.

Inicios distintos, logros que implican esfuerzos

En los inicios, los hermanos Guillén lo que hacían era dar charlas y conferencias a nivel de los liceos sobre su actividad. En el mundo de la artesanía suele ocurrir que la naturaleza del trabajo determinará el precio, pues un trabajo artístico no se cotiza igual que uno artesanal. En los talleres de barro, hay varias especialidades y una de ellas le corresponde realizar a la persona que toma el barro cuando llega de la mina, para iniciar la primera etapa, incluido el secado, la molienda y prepararlo. Es una persona clave aunque el trabajo se ve como común.
En el caso de Rafael Sano Polanco es un hombre incansable, creativo y persistente, que desde temprano se sintió atraído por lo artesanal.

Expansión
Lo que eran ideas hoy son importantes proyectos que posibilitan el sustento de quienes los regentean con dedicación.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4
Compartir
Noticia anteriorAbinader juramenta Directorio del Bagrícola
Noticia siguienteConflictos por comicios en CARD llegan a su fin