Investigan muerte de hombre durante atraco en Las Caobas

Compartir

Santo Domingo. Agentes de la Policía Nacional, adscritos a la Dirección Central de Investigación (DICRIM), informó este sábado que busca a uno de los presuntos implicados en el asesinato  del Ruddy Quezada, muerto a tiros durante un asalto en el sector de las Caobas.

En el hecho también resultó muerto otro implicado identificado como Jonathan Alcántara Cuevas (a) El Chapa, de 30 años.

La institución del orden dijo que Quezada estaba acompañado de varios amigos, uno de ellos identificado como Francisco Bonilla Abad, de 36 años, quien fue herido de bala en su hombro izquierdo, cuando compartían frente al tanque acueducto de agua del sector Las Caobas, donde se presentó “El Chapa” junto a un desconocido abordo de una motocicleta, portando una pistola, con la finalidad de despojarlos de sus pertenencias.

“Fue en ese instante en que se originó un enfrentamiento a tiros entre ellos, ya que los acompañantes de Ruddy Antonio Quezada (muerto en el hecho) manipularon sus armas de fuego que portaban de manera legal. Durante el incidente, Jonathan (atracador occiso) pudo arrebatar una cadena de oro en el hecho y abordar herido la parte trasera de una motocicleta en la cual lo esperaba otro individuo, a unos 20 metros, y emprendieron la huida, pero Jonathan cayó más adelante en el pavimento.”, explicó la entidad en una nota de prensa.

De acuerdo con Propublica, Ruddy Quezada, fue condenado injustamente por un tiroteo mortal desde un vehículo en 1993, ganó un acuerdo de $ 4.5 millones del estado de Nueva York, según documentos judiciales.

Quezada pasó 24 años en prisión por asesinato antes de ganar su libertad en 2015 cuando, después de décadas de apelaciones fallidas, la oficina del fiscal de distrito de Brooklyn admitió que los fiscales involucrados en su caso habían retenido evidencia crítica durante su juicio.

Se discutió el testimonio del único testigo del caso, un hombre llamado Sixto Salcedo. Salcedo se retractó de su testimonio después de que los abogados defensores lo rastrearon en la República Dominicana en 2001.

En una declaración jurada, Salcedo dijo que lo habían obligado a testificar falsamente contra Quezada cuando un detective del Departamento de Policía de Nueva York lo amenazó con ir a la cárcel si no .

ProPublica informó sobre la apelación pendiente de Quezada en 2013 como parte de un examen más amplio de la mala conducta de los fiscales en la ciudad de Nueva York.

Salcedo había sido arrestado en lo que se conoce como una orden de testigos materiales, una herramienta poderosa y discrecional utilizada por los fiscales para mantener bajo custodia a los testigos reacios hasta que accedan a testificar. Los fiscales del juicio original de Quezada en 1993 dijeron al tribunal que Salcedo había accedido a testificar por su propia voluntad. No compartieron una copia de la orden de testigo material firmada por un juez con la defensa.

En finales de agosto de 2015, la oficina del fiscal de distrito de Brooklyn, entonces dirigida por el difunto Ken Thompson, dijo que ya no podía defender la condena de Quezada. Una búsqueda había desenterrado un correo electrónico de Wrenn informándole a su jefe sobre la orden de testigos materiales en 2004.

Quezada presentó su demanda en noviembre de 2016, diciendo en los documentos judiciales que su condena injusta “fue una consecuencia directa de una mala conducta judicial, investigativa y policial aguda y sistémica”, incluida “la fabricación de pruebas; y la presentación de testimonios y argumentos falsos ”por parte del fiscal de distrito de Brooklyn.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorIto Bisonó dice política del Gobierno de crear 600 mil empleos es muy clara
Noticia siguientePresidente Abinader afirmó Autopista del Ámbar se hará con alianzas Públicas Privadas