Luis Sojo: “Yo no creo en el toque de bola”

Compartir
Luis Sojo se considera un dirigente agresivo y que no tolera que sus pupilos les falten el respeto al juego de pelota. Cortesía Licey
El dirigente del Licey entiende que los peloteros colocados de tercero al quinto turno al bate están llamados a resolver

Luis Sojo tiene un aviso muy importante que hacer varias semanas antes de que comience a dar sus directrices en los partidos oficiales del conjunto de los Tigres del Licey que tratará de llevar a la corona en la venidera contienda de béisbol profesional otoño-invernal.

No es fanático de tocar, salvo situaciones muy especiales. Tampoco lo verán sacrificando a sus mejores hombres en la alineación.

“Yo no creo en el toque de bola, hasta cierto punto”, dijo el venezolano, quien ya supervisa los entrenamientos de la escuadra en la Academia de los Rojos de Cincinnati en Boca Chica. “Te voy a decir por qué, primero yo toqué mucho, ese era mi juego. Yo les digo a los peloteros que no me gusta tocar porque yo considero que al pelotero hay que darle la oportunidad de que resuelva en un momento determinado, añadió.

El otrora jugador de Grandes Ligas, integrante de los equipos campeones de los Yanquis en 1996, 1998, 1999 y 2000, entiende que hay puestos dentro de los titulares que no deben ser mandados a tocar.

“Si yo pongo un pelotero de tercer bate se supone que tiene que ser un caballo, como decimos en la pelota. Si lo pongo de cuarto, es el matatán. Si tengo un quinto bate es el que va a traer las carreras. Entonces no lo pongas de quinto si lo vas a tocar, ponlo de noveno o primero”, comentó Sojo al ser entrevistado en el espacio radial Mañana Deportiva, que se produce de lunes a viernes por CDNRadio de 7-9 a.m.

No se preocupa por posible despido

En los últimos años, el toque de bola ha sido tema de debate. Muchos dirigentes dicen en primera instancia que no lo utilizarán, que rechazan regalar un out en aras de avanzar un corredor, pero luego terminan cediendo a la presión que van desde los fanáticos hasta las líneas de mando de los equipos.

En la pelota local, especialmente con conjuntos con presión para ganar, como es el caso de los 22 veces campeones nacionales, el puesto de un dirigente puede perderse tras una racha negativa.
El nativo de Caracas, a sus 55 años de edad, no se preocupa por nada de eso.

“Yo no puedo controlar eso, no puedo tener pendiente que al equipo le va mal. Mi vision es ganar y quedar campeón. El juego de béisbol no te garantiza nada”, aclaró.

Sojo tiene un estilo llano de expresarse y, al parecer, no anda con rodeos.

“A mí me han botado tres veces y un año quede campeón en Venezuela con Magallanes y el otro año estaba de primero, perdimos tres juegos y me botaron”, dijo.

Sojo es el primero en decir que “los mánagers tenemos el trabajo más difícil en el béisbol”, pero la pasión del juego le motiva a dar lo mejor y en este busca dar al Licey la corona 23. “Tengo un privilegio de dirigir esta organización”, dijo.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir