Producciones se reparten la gloria en Globos de Oro

Compartir
David Heyman, Shannon McIntosh, Margaret Qualley, Quentin Tarantino, Brad Pitt, Julia Butters y Leonardo DiCaprio, del equipo de “Once Upon a Time in Hollywood”.

Los Globos de Oro saludaron el domingo a las nuevas sensaciones de la televisión y repartieron la gloria de la pequeña pantalla entre la surrealista y feminista comedia de Fleabag, el elegante, pero perverso, drama de Succession y la gravedad histórica de Chernobyl.

Succession, que emitió en 2019 su segunda temporada, se hizo esta noche con los premios a la mejor serie dramática (que el año pasado fue para la despedida de The Americans) y el de mejor actor para Brian Cox. Asimismo, Chernobyl triunfó con las distinciones a la mejor serie limitada y el premio al mejor actor de reparto Stellan Skarsgård. Y Fleabag, que dio por finalizado su recorrido tras solo dos temporadas que enamoraron al público, confirmó que es la comedia del año, después de su exitoso paso por los Emmy, al coronarse como la mejor serie cómica o musical (que en 2019 fue para The Kominsky Method) y la estatuilla a la mejor actriz para Phoebe Waller-Bridge.

Incomparable y, ahora mismo, aclamada como una de las grandes estrellas de la televisión, la creadora y actriz principal de Fleabag desató las risas del público en su discurso. “Personalmente, me gustaría dar las gracias a Obama por poner a Fleabag en su lista (de series preferidas de 2019)”, dijo Waller-Bridge. “Y como algunos de ustedes saben, él siempre ha estado en mi lista”, bromeó en referencia a un pasaje de Fleabag en el que la protagonista se masturba viendo un discurso del expresidente de EE.UU.

Por su parte, el veterano intérprete Brian Cox, el alma de la turbia familia de Succession, mostró su absoluta sorpresa por haber ganado el Globo de Oro.

Uno de los momentos más impactantes de la noche fue el apasionado discurso feminista que dio Michelle Williams, ganadora del Globo de Oro a la mejor actriz de una serie limitada o película para televisión por Fosse/Verdon. También fue muy destacado el agradecimiento de Patricia Arquette, que se llevó el premio a mejor actriz de reparto de una serie por The Act.

Los del cine

La comedia Once Upon a Time in Hollywood, de Quentin Tarantino, y el drama 1917, de Sam Mendes, vencieron este en la 77 edición de los Globos de Oro, entregados en Los Ángeles (EE.UU.) en una ceremonia en la que ninguno de los hispanos nominados consiguió llevarse el galardón.

Once Upon a Time in Hollywood se proclamó mejor cinta de comedia o musical y lideró la lista de obras premiadas con tres galardones, mientras que 1917 ganó en mejor película dramática y sumó un total de dos premios, empatada con Joker y Rocketman.

Lo mejor de la pantalla

Los palmares televisivos lo completaron Olivia Colman, mejor actriz de un drama y que le dio a The Crown, su único premio de la noche; Ramy Youssef, mejor actor de una comedia por Ramy, y Russell Crowe, que obtuvo la distinción al mejor actor de una serie limitada a película para la pequeña pantalla. El actor no acudió a la gala, debido a los graves incendios que afectan ahora a Australia, pero Jennifer Aniston, que anunció su premio, leyó un discurso en su nombre.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir