Jerusalén, 18 mar (EFE).- El ministro de Seguridad Nacional israelí, Itamar Ben Gvir, celebró este lunes que su oficina haya aprobado 100.000 licencias de armas en poco más de cinco meses, desde el mortífero ataque de Hamás del 7 de octubre.

«Esta semana hemos alcanzado un hito en el Ministerio de Seguridad Nacional: el ciudadano número 100.000 recibió su licencia de portar armas de fuego», dijo a los periodistas Ben Gvir, extremista y colono, antes de reunirse con su partido de extrema derecha, Otzma Yehudit, en el parlamento.

«De hecho, de 299.354 solicitudes presentadas desde la guerra, más de 100.000 ciudadanos ya han recibido su aprobación para poder armarse. Porque las armas salvan vidas», añadió Ben Gvir, según detallan medios locales.

Solo en las dos primeras semanas posteriores al inicio de la guerra en Gaza, tras el ataque de Hamás que causó 1.200 muertos en suelo israelí, aumentó un 200 % la demanda tanto de solicitudes como de cursos de entrenamiento para obtener la licencia de armas, según fuentes del sector.

Tal fue el auge que el Ministerio de Seguridad Nacional otorgó autoridad temporal para aprobar solicitudes de licencias a asistentes, empleados de la Knéset (parlamento) y voluntarias que realizaban su servicio civil, informaron medios locales. Según el diario hebreo liberal Haaretz, miles de licencias fueron también concedidas ilegalmente.

Este incremento se percibe también en las calles de muchas ciudades israelíes como Jerusalén o Tel Aviv, donde se ven cada vez más civiles armados, además de soldados con rifles, que portan pistolas mientras caminan o trabajan de cara al público.

Una parte de la población israelí cree que tras el supuesto ataque sorpresa de Hamás del 7 de octubre, lo mejor es poder defenderse uno mismo y no tener que depender del Ejército, que creen falló a las comunidades del sur próximas a Gaza. El 7 de octubre ha sido designado ya un festivo de luto nacional en el país. EFE

Posted in Internacionales

Más de panorama

Más leídas de panorama

Las Más leídas