Trump organiza una fiesta en la Casa Blanca para celebrar el fin del ‘impeachment’

Washington. El presidente de EE.UU., Donald Trump, organizó este jueves una “celebración” en la Casa Blanca por el fin de su juicio político, con un discurso en el que repasó los ataques de los últimos años en su contra, tachó la trama rusa de “puta mentira” y criticó al director del FBI al que despidió, James Comey.

“Tuve que pasar por un infierno injustamente y no hice nada mal”, se lamentó Trump en un discurso en la Casa Blanca un día después de que el Senado le absolviera de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso por sus presiones a Ucrania para que investigara a un rival político.

Horas antes, en el Desayuno Nacional de Oración, en Washington, Trump se refirió al juicio como un “terrible calvario” puesto en marcha por “gente muy corrupta” y que ha hecho “mucho daño” al país.

“Como todo el mundo sabe, mi familia, nuestro gran país y vuestro presidente han tenido que pasar por un terrible calvario impulsado por gente muy deshonesta y corrupta que ha hecho todo lo posible para destruirnos y con ello han hecho mucho daño a nuestra nación”, afirmó. “Saben que lo que están haciendo está mal, pero se ponen a sí mismos por delante de nuestro gran país”, agregó.

En su primera intervención pública tras su absolución, Trump mostró sonriente una copia del diario The Washington Post, cuyo titular en primera plana decía: “Trump absuelto”.

Aplaudió, por otra parte, a los senadores republicanos que votaron de manera casi unánime para su exoneración. “Semanas atrás, y de nuevo ayer, valientes políticos y líderes republicanos tuvieron la sabiduría, la fuerza y la robustez para hacer lo que todo el mundo sabía que era lo correcto”, remarcó.

Los senadores, jurado del ‘impeachment’, exoneraron a Trump

Tras más de cuatro meses de un proceso iniciado en septiembre pasado, cuando se abrió la investigación para un juicio político, el guión se cumplió según lo esperado y los senadores, que hicieron de “jurado” del ‘impeachment’, exoneraron a Trump. Primero votaron sobre la acusación de abuso de poder, donde un total de 52 legisladores declararon “no culpable” al presidente, frente a otros 48 que lo consideraron “culpable”.

Tan solo un republicano votó “culpable” en el caso de esta acusación: Mitt Romney, que representa al estado de Utah, y se convirtió en el primer senador en la historia del país en apoyar la destitución de un presidente de su mismo partido en un juicio político.

Sobre la segunda de las acusaciones, la de obstrucción al Congreso, un total de 53 legisladores -todos republicanos- resolvieron que Trump era “no culpable”, frente a 47 -todos demócratas- que lo vieron “culpable”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.