Fallece joven que expareja había baleado

Compartir
Helen Suriel Gondres es otra víctima de feminicidio en el país.

Murió ayer la joven Helen Suriel Gondres, quien permanecía en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Traumatológico Ney Arias Lora, tras recibir tres balazos por parte de su expareja Miguel Hernández, que posteriormente se suicidó. El hecho se registró el pasado martes en la calle 18 del sector Sabana Perdida, municipio Santo Domingo Norte, cuando supuestamente la mujer de 19 años de edad se negó a volver con el hombre de 24 años, ya que se habían separado.

La joven, quien dejó un hijo en la orfandad, había denunciado que era víctima de agresiones y amenazas de parte de José Miguel Hernández, contra quien logró una orden de alejamiento, pero no pudo evitar que este la matara y se quitara la vida.

El director del Hospital Ney Arias Lora, Amaury García Silverio, indicó que se le realizó una cirugía craneal, pero la paciente no logró mejoría.

Suriel murió por un edema cerebral secundario por las heridas que recibió en la cabeza, una de las cuales atravesó el cerebro.

El subdirector médico del centro médico lamentó que pese a los esfuerzos del equipo médico la joven falleció.

“Pensábamos que iba a mantenerse en igual estado, pero hizo una parada cardíaca que no pudo ser revertida”, un edema cerebral secundario.

Desde el pasado martes, Helen se mantuvo en un coma profundo, sin presentar ningún avance y con respiración asistida.

El caso se suma a la larga lista de feminicidios registrados en el país durante el presente año.

El hecho ocurre en momentos que las autoridades están inmersas en una campaña contra la violencia a la mujer, encabezada por el Ministerio de la Mujer.

El Observatorio Político Dominicano (OPD), de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), reveló que en el año 2016 la República Dominicana registró 111 feminicidios, de los cuales 88 eran íntimos.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir