PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Bonifacio: “Aquí sudé la gota gorda”

Emilio Bonifacio se levanta alrededor de las seis de la mañana. Unos minutos después se dirige a un viejo estadio ubicado en las cercanías de su residencia.

Emilio Bonifacio se levanta alrededor de las seis de la mañana. Unos minutos después se dirige a un viejo estadio ubicado en las cercanías de su residencia. Allí lo espera el entrenador físico Kelvin Terrero, con el que lleva ya un buen tiempo.

La rutina, expresa el utility de los Marlins de Miami, comienza a las 6:50 hasta pasadas las ocho de la mañana.

Después de una sesión de estiramiento, inicia la parte “fuerte”, que consiste en agilidad, soltar el brazo, hacer contactos con un bate pesado, con pelotas de softbol y aparar elevados.

“Esto me ha ayudado mucho en mi preparación”, sostiene Bonifacio a Multimedios del Caribe. “Es una rutina un tanto fuerte, pero de mucho interés. Aquí sudé la gota gorda como decimos popularmente. Pero lo más importante es que iré a los campos de entrenamiento de los Marlins muy bien preparado”, agregó.

Pero en la preparación de Bonifacio no sólo lo acompaña Terrero. A él también se une Amaury García, quien trabaja como instructor de bateo de los Nacionales de Washington en las Menores.

“El trabajar con ellos me dio muy buenos resultados la temporada pasada en las Grandes Ligas. Ha sido una bendición trabajar con ellos y una muestra de eso es la preparación que estoy sosteniendo con ellos nuevamente y de paso sacarle buen provecho a esta nueva temporada que se avecina”, indicó el jugador, que ayer partió hacia los Estados Unidos.

Una muestra de esos beneficios que ha obtenido Emilio es que por primera vez llegó a la cifra de 152 partidos jugados como regular con los Marlins. Asimismo, rebasó la cantidad de 40 bases robadas.

“Lo que más me ha llamado la atención en Bonifacio es su velocidad. Le ha sacado muy buen provecho a esa parte en el juego. Además de eso, algo que lo caracteriza es su integración a los entrenamientos. Es un atleta disciplinado, que se deja llevar a lo que le exigimos que haga y eso le ha dado muy buenos resultados”, dijo Terrero en un momento de pausa.

Preparación

Bonifacio sostiene que su preparación física junto a Terrero y García inició a finales de noviembre del año pasado, luego de un descanso de alrededor de un mes producto de su participación en las Grandes Ligas.

“Siempre me mantuve trabajando. Lo hacía con el objetivo de jugar con los Tigres del Licey en la pelota invernal, pero no se pudo. Aún así seguí mi rutina normal de todos los días con los muchachos”, manifestó el jugador de 26 años.

Bonifacio, expresa, que luego de los entrenamientos matutinos se dirige a su casa, en donde descansa un buen rato, y luego, a las cuatro de la tarde, se dirige al gimnasio donde le da continuidad a lo desarrollado en la mañana.

“Junto a Kelvin seguimos la preparación por espacio de casi dos horas. Allí estiramos el cuerpo, corremos, nadamos, entre otras cosas. Todo lo hago con el mayor esfuerzo posible para lograr otra temporada de calidad en las Grandes Ligas”, sostuvo.

Emilio forma parte de un grupo de jugadores que acuden a los servicios de Kelvin Terrero, entre los que se encuentran, además, Hanley Ramírez, José Bautista, Ricardo Nanita, D’Ángelo Jiménez, Carlos Peguero, Ronnie Paulino, Anderson Hernández y Wilson Betemit, entre otros.

“Kelvin es una gran persona. Es dinámico en la preparación, no solo mía, sino de los otros muchachos que también acuden a sus servicios. Me gustó la manera de cómo preparó a Bautista y eso me llamó la atención. De una vez acudí a sus servicios”, apuntó el jugador, quien se desempeñó la temporada pasada en la segunda y tercera base, en el siore, así como en los tres jardines.

Bonifacio se apresta a registrar su sexta temporada en el béisbol de las Grandes Ligas desde su debut en la campaña de 2007 con los Diamondbacks de Arizona, novena que lo transfirió a los Nacionales de Washington a mediados de 2008.

En 2009 pasó a formar parte del equipo de los Marlins de la Florida, que ahora se mudó para la ciudad de Miami.

Encara un nuevo reto en su carrera

Emilio Bonifacio sabe el reto que encara para el 2012 luego de tener una pasada temporada para el recuerdo con los Marlins de Miami, novena que tiene en su plantel nuevas adquisiciones, así como un moderno estadio.

“Estoy súper contento. Ese es el motivo por la cual estamos trabajando. Estamos metidos de lleno en esta rutina, porqué hay que cambiar lo que me ha estado dando buenos resultados. Para esta nueva temporada lo único que quiero es salud. Por eso nos estamos preparando física y mentalmente porque uno no sabe lo que se puede hacer en el terreno si no estás saludable”, dijo.

Sobre los nuevos integrantes que tendrán los Marlins, Bonifacio manifestó que serán de mucha ayuda para las aspiraciones del equipo en la División Este de la Liga Nacional.

“Las adquisiciones de José Reyes, Mark Buehrle, Heat Bell y Carlos Zambrano serán de mucha importancia para el equipo. Son grandes jugadores”.

Tiene asegurado el futuro de su familia

La semana pasada, Emilio Bonifacio le ganó el caso de arbitraje a los Marlins, novena que le pagará 2.2 millones de dólares para esta temporada. Para el jugador fue un logro, debido a que desde ya puede contar con su futuro asegurado.

“Me sentí bastante bien en el momento, porque ya puedo asegurar la parte económica mía y de mi familia. Ya todo eso está en el pasado. Lo único que me resta es ayudar al equipo a ganar cada partido”, expuso el jugador.

En 2011, Emilio ganó el sueldo mínimo de 425 mil dólares. A diferencia del año pasado, recibirá un incremento de 1,775,000 dólares.

“Ya puedo jugar la pelota con menos presión. Espero que con este nuevo contrato el tipo de juego mío no cambie, la agresividad y mi comportamiento ante los demás”, puntualizó.

Posted in Sin categoría
agency orquidea