Observa el universo desde el corazón de la RD

    [email protected]
    A pesar de lo adelantado que está la tecnología y de los logros del hombre descubriendo nuevos horizontes, especies y modo de vida, aún hay latitudes que son totalmente un misterio o que apenas se tiene nociones de su existencia, como es el caso del universo.

    La disciplina destinada a conocer los astros que conforman el universo y el enigma que los envuelve se llama Astronomía, mediante la cual se estudia el sol, la luna, los planetas, los asteroides, los meteoritos y demás entidades físicas que se pueden estudiar y observar desde el planeta Tierra.

    Existen diversas entidades y grupos que se dedican a estudiar dichos componentes alrededor del mundo. En el caso de la República Dominicana, existe la Sociedad Astronómica Dominicana, Astrodom, la cual surge en 2001, cuando un grupo de amigos astrónomos aficionados decide empezar a organizarse para reunir personas con el mismo interés. Luego, oficialmente, Robert Guerrero funda la Sociedad el 1ro de abril del año 2003 y es incorporada en 2004.

    Karls Peña, ex presidente de Astrodom, explica que su objetivo principal es la divulgación de la Astronomía y ciencias afines en la República Dominicana.
    Y es que la Astronomía es una de las ciencias que despierta más curiosidad y fascinación en la gente, especialmente en los niños. Según Peña, no es nada raro que al preguntársele a un niño: “¿Qué quieres ser cuando grande?”, responda con “Astronauta” o “Astrónomo”. “Lamentablemente, el dominicano promedio ve la Astronomía como algo extraño, difícil, inalcanzable, quizás como consecuencia de la deficiente educación especialmente en ciencias. Esto es una pena, pues desperdiciamos las condiciones geográficas ventajosas que tenemos para esta práctica”, agrega Peña, quien ahora es vocal.

    Como todo en la vida, siempre hay retos que superar, siendo el bajo nivel educativo y la ausencia de carreras astronómicas en la República Dominicana los desafíos que han enfrentado, de acuerdo a Peña.

    “También la falta de promoción de las actividades científicas y la inversión casi nula en este tipo de iniciativas. Un ejemplo de esto, es que actualmente estamos buscando apoyo para la construcción de un observatorio nacional, cosa que en todos los países del mundo el Estado financia. Sin embargo, nos ha sido muy difícil encontrar apoyo en ese sentido, por lo que tenemos algunos equipos de alto nivel almacenados y sin usarse, por la falta de un espacio donde instalarlos”, expone.

    Una familia unida

    “La dinámica de trabajo de Astrodom es muy colaborativa. Todos los miembros aportamos para el funcionamiento de nuestras actividades. Desde la enseñanza, organización de eventos, ensamblaje, construcción, mantenimiento y reparación de equipos, incluso los gastos y la administración de recursos, se hace entre todos los miembros. Somos una familia muy unida, y como tal nos dividimos las tareas”, detalla Peña.

    Para fomentar el interés, la Sociedad Astronómica Dominicana realiza actividades públicas periódicas, incluyen reuniones dos veces al mes, el primer y tercer miércoles de cada mes en el auditorio del Museo Nacional de Historia Natural; observaciones en la azotea del museo, que se programan una vez al mes el viernes más cercano a cuarto creciente; actividades de difusión como la que realizan en el Centro Perelló en Baní todos los años y actividades de observación solar en el día internacional del sol.

    “Además, realizamos actividades públicas especiales para eventos astronómicos como eclipses, tanto lunares como solares, tránsitos, como el de mercurio que ocurrirá el próximo 6 de mayo, lluvias de meteoros, etc. Además, ofrecemos charlas y cursos especiales en escuelas, liceos y otras instituciones educativas, así como actividades abiertas al público, constantemente. Entre las actividades privadas, tenemos los StarParties, que son actividades de observación para miembros en zonas retiradas y sin contaminación lumínica, donde podemos hacer astrofotografía, astrometría y confirmar descubrimientos recientes”, dice Peña.

    Qué es un planetario

    El Museo Nacional de Historia Natural posee un planetario que está abierto al público todos los días en el horario de trabajo del museo. También está abierto en actividades de observación que organiza la Sociedad Astronómica Dominicana, Astrodom.

    “El planetario es un espacio de simulación de la bóveda celeste, donde podemos mostrar, bajo techo, la apariencia del cielo desde cualquier lugar y momento, de forma dinámica. Es una herramienta didáctica muy útil para la enseñanza de la astronomía”, detalla Karls Peña. Aunque tienen algunos años trabajando con sus recursos y el apoyo del Museo Nacional de Historia Natural y la fundación Charlie Bates Solar Astronomy Project, que los apoya en todas las actividades de astronomía solar, Peña explica que no han tenido el apoyo del gobierno central.

    “Los representantes deberían preocuparse más por las actividades educativas y científicas. La clase política debería invertir y promover organizaciones que catalicen la curiosidad natural de los jóvenes en esta disciplina”, concluye.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.