PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Spider-man recupera el humor del cómic y aumenta el espectáculo

Más dinero, más espectáculo, más acción y más humor. Eso es lo que tiene la segunda entrega de Spiderman protagonizada por Andrew Garfield y Emma Stone, aunque lo que realmente destaca de la historia es la relación personal entre la pareja…

Más dinero, más espectáculo, más acción y más humor. Eso es lo que tiene la segunda entrega de Spiderman protagonizada por Andrew Garfield y Emma Stone, aunque lo que realmente destaca de la historia es la relación personal entre la pareja y la interpretación de todos los actores.

“The Amazing Spider-Man 2”, que se estrena mañana en medio mundo pero que no llegará a Estados Unidos hasta una semana después, recupera la esencia del personaje creado por Stan Lee y Steve Ditko en la década de los sesenta, con un Gardfield menos serio que en la entrega anterior.

El realizador Marc Webb, que también estuvo a cargo de la primera parte de esta rejuvenecida saga, da prioridad a la personalidad de Spider-man por encima de su parte heroica, que aunque muy presente y tremendamente espectacular, aporta menos novedad a la historia.

Las batallas que Spider-man desarrolla contra sus enemigos están bien rodadas y se nota el dinero que se han gastado en los efectos especiales -el presupuesto del filme se eleva a 200 millones de dólares-, pero resultan más impersonales que las partes más íntimas de la película.

Esas secuencias, entre Spider-man y Gwen (Stone) principalmente, pero también entre el superhéroe y su tía May (Sally Field) son las que dan al personaje la profundidad y complejidad necesaria.

También en su relación con su primero amigo y luego enemigo Harry Osborn -fantástico e inquietante Dane DeHaan-, es cuando se ven las dudas que inundan a Peter Parker y sus temores a que su faceta de superhéroe se le escape de las manos.

Marc Webb maneja mucho mejor esos momentos más cercanos, en los que la fragilidad del superhéroe permite hacerle un poco real y acercarle a unos espectadores fanáticos de conocer hasta el más mínimo detalle de la vida de los superhéroes.

Emma Stone da perfectamente la réplica como la novia rebelde de Garfield, que no se conforma con ser mera espectadora y que prefiere arriesgarse a ser un adorno bonito del protagonista.

Y Garfield, pese a que se excede en algunos momentos con la ironía característica de Spider-man, es un superhéroe joven y con ganas que puede aguantar muchas más aventuras, algo que seguro que agradecen los productores.

Frente a ellos, varios malvados a diferentes niveles. Harry Osborn, el retorcido y acomplejado amigo del superhéroe; Electro, una poderosa imagen en la que apenas quedan rasgos de Jammie Fox, y un divertido Paul Giamatti que aparece de forma testimonial interpretando a Aleksey Sytsevich y al Rhino.

Una galería de personajes que dan el espectáculo necesario a una historia que vende adrenalina y acción a raudales para destacar en la vorágine de película de superhéroes que inundan las salas de cine estos meses.

 

En la nueva era hollywoodiense de las sagas de superhéroes que se multiplican al rebufo del «efecto Nolan» y su Batman, no siempre resulta fácil ubicar cada nueva episodio destinado a conquistar la taquilla. Estas son algunas pistas para entender de dónde viene y a dónde va «The Amazing Spider-Man 2».

1.- Sam Raimi versus Marc Webb

Hasta ahora hay dos Spider-Man. El de Sam Raimi y el de Marc Webb. Raimi firmó los tres episodios de la primera entrega, estrenados en 2002, 2004 y 2007. Su currículum especializado en el horror («The Evil Dead») contrasta con el de Webb, que aterrizó en los estudios de Columbia/Marvel como autor de «500 Days of Summer», una exitosa comedia romántica de adolescentes.

Aunque en principio estaba previsto que Raimi continuara al frente de la franquicia, problemas de plazos con los productores le hicieron apearse cuando ya estaba en conversaciones con John Malkovich y Anne Hathaway.

2.- Tobey Maguire versus Andrew Garfield

Con «The Amazing Spider-Man», estrenada en 2012, Sony optó por reiniciar la saga y remontarse al Peter Parker adolescente. Para ello eligió a un actor ocho años más joven que Maguire y bastante menos conocido, aunque Garfield había brillado ya por su papel de Eduardo Saverin, socio fundador de Facebook en «The social network».

Garfield, algo más delgado y más alto que Maguire, repite en «The Amazing Spider-Man 2» y todo apunta a que también seguirá en la tercera parte de la trilogía de Webb, cuyo estreno está previsto en 2016.

3.- Emma Stone versus Kirsten Dunst

Kirsten Dunst fue Mary Jane, el gran amor del superhéroe arácnido en las tres primeras películas. La actriz, que tuvo que teñirse de pelirrojo, consolidó gracias a ello una incipiente fama lograda con su papel en «The Virgin Suicides» de Sophia Coppola.

En la nueva entrega los guionistas han prescindido de Mary Jane para retomar a Gwen Stacy, el primer amor de Spiderman y su gran aliada. Emma Stone fue la elegida después de haber logrado conquistar al público en la adaptación de «The Help».

4.- Los enemigos de Spiderman

En la primera entrega vimos sucesivamente a Willem Dafoe como Norman Osborn/Duende Verde, a Alfred Molina como el doctor Otto Octavius y a James Franco como hijo de Osborn, Harry, que hereda sus métodos y su sed de venganza, además de a Thomas Haden Church y Topher Grace como «Sandman» y «Venom» respectivamente.

En «The Amazing Spider-Man», el galés Rhys Ifan se puso en la piel del Lagarto y ahora, en la segunda película de Webb, los enemigos vuelven a multiplicarse: reaparece Harry Osborn, esta vez interpretado por Dane DeHaan, al que se une brevemente Rhino (Paul Giamatti) y, sobre todo, Electro (Jamie Foxx).

5.- La taquilla

Cada una de las tres películas dirigidas por Raimi se movió cerca de los 800 millones de dólares (579,1 millones de euros) de recaudación en todo el mundo, en total casi 2.500 millones (1.800 millones de euros). En la nueva etapa, Webb arrancó con 752 millones (544,4 millones de euros), y está por ver si la segunda parte que se estrena mañana llega o supera la marca.

Lo que está claro es que Spiderman es un gran negocio. Ya está en marcha la sexta película, de nuevo firmada por Webb, y aunque se habla incluso de la séptima, los productores Avi Arad y Matt Tolmach han avanzado que antes de eso lanzarán sendas producciones dedicadas a Venom y al grupo de los Seis Siniestros, dirigidas por Alex Kurtzman y Drew Goddard respectivamente.

Posted in Sin categoría
agency orquidea