Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Caminando

“Manos a los libros”

-

Manos a los libros, es el lema de la Feria del Libro que iniciará el 21 de abril en Santo Domingo, con una dedicatoria especial a Ecuador.Recientemente visité las instalaciones donde tendrá lugar, y quedé gratamente impresionado con la organización y el entusiasmo que allí reinan.El éxito está asegurado. Más cultura para nuestro pueblo.

Cada Feria del Libro me recuerda al padre Ramón Dubert, quien fue un lector empedernido. Devoraba uno o dos libros por semana. Nos aconsejaba que amáramos la lectura, que ella nos hacía libres, con capacidad para tomar decisiones conscientes, sin las cadenas que nos impone la ignorancia.

Aprendí de ese gran sacerdote que la lectura debe ser una fuente enriquecedora de nuestra condición humana y trascendente, y que si llegara a nuestras manos alguna obra cuyo contenido se apartara de nuestros principios, que la leyéramos si tenía calidad, que no nos encerráramos, y que buscáramos en ella el lado positivo, hasta el grado de que esa lectura fortaleciera más nuestras creencias o las modificara ligeramente, siempre para bien.

Dubert era un creador, que se inspiraba en la fe y en el humanismo cristiano; era el que tomaba la iniciativa para servir a los demás, con una imaginación noble que tarde o temprano transformaba en realidad.

Recuerdo una de sus frases preferidas: “Uno es lo que lee”. La repetía sin cesar, como un terrenal mandamiento. Uno de los primeros autores que me sugirió fue a Unamuno, a quien encontré en mi adolescencia con una sentencia de esas que tienen la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada: “Cuando menos se lee, más daño hace lo que se lee”.

Ahí comprendí que la lectura era un excelente medio para evitar las manipulaciones y la falsedad, porque sólo el conocimiento nos hace pensar con luz propia, ver más allá de las apariencias y forjar un camino que resalte nuestra autenticidad. “Uno es lo que lee”, es verdad.

Es más, hay casos en que hasta un libro olvidado, una pequeña historia, un artículo escondido, un pensamiento ligero o un refrán rescatado por la memoria, marcan para siempre nuestras vidas, y en consecuencia, nuestras conductas.

Una vez le expresé a Dubert, cuando hablábamos de la influencia de la literatura en nuestra personalidad, que “dime lo que lees o escribes y te diré quién eres”. La idea le fascinó y la catalogó como acertada. Así que, amigos lectores, si somos lo que leemos o escribimos, revise su mesita de noche y hasta lo que usted envía por su correo electrónico, para saber, sin ayuda de sicoanalistas, quién realmente es usted.

Y mientras tanto, todos con ánimo a visitar la Feria del Libro.


Noticias relacionadas

  • Como chivos con la ley de tránsito

    Me encantan las campañas que promueven la vida y el respeto a la ley. Una de las que me impactó fue la denominada Estrellas Negras, en Bogotá, año 2003.

  • Dar la cara

    Decía Saint-Exupéry, que la huida no ha llevado a nadie a ningún sitio. Los que huyen se pierden, pues no tienen camino definido. No llegan a ser héroes del bien. Y, aunque tengan poder, no dejan obras que sean ejemplos a seguir, pues están atados

  • Un consejo de Dubert para estos tiempos

    La siguiente historia marcó mi juventud. Yo tenía 16 años. Conseguí mi primer trabajo, por un mes, en Seguros San Rafael, abriendo y enviando cartas, colocando sellos y llevando café a todos lados. Mi labor siempre la hice con esmero, tratando…

  • Nuestra sociedad ha despertado

    Una sociedad es un cuerpo con vida. Puede estar estática, avanzar o retroceder. Tiene valores distintos a los de ayer, para bien o para mal.

  • Meditaciones desde mi trinchera

    He aprendido que debemos confiar en la gente, sin dejar de ser precavidos. Eso de andar por las calles sospechando de todo y de todos es un atentado mortal contra nuestra paz, que en esencia es nuestra riqueza. Prefiero que dos o tres me engañen…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • El empleo en la vida de las personas

    Uno de los más serios problemas de los Estados se relaciona con el empleo de su población en edad de trabajar.

  • ¿Amenaza cubana?

    La noticia del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, y de un cambio general en la política de Estados Unidos hacia ese país ha sido recibida con mucho entusiasmo en América Latina porque elimina uno de los escollos&#

  • Correo de los lectores

    Niños abandonadosSeñor director: El pobre solo pare problemas y pobreza. Es culpa del gobierno seguir dando hospitalización gratis a indocumentados. Ahora se pegan otros problemas a los pagadores de impuestos porque…

  • Santicló está encuerdado

    Santicló está de pésimo humor. Como siempre, puntualmente se dispuso a cumplir su inalterable contrato consumista. Se puso su gala en rojo, su barba centenaria, su risa depurada en Fifth Avenue, su enorme saco de juguetes “made in”. Preparó…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar