Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Caminando

“Manos a los libros”

-

Manos a los libros, es el lema de la Feria del Libro que iniciará el 21 de abril en Santo Domingo, con una dedicatoria especial a Ecuador.Recientemente visité las instalaciones donde tendrá lugar, y quedé gratamente impresionado con la organización y el entusiasmo que allí reinan.El éxito está asegurado. Más cultura para nuestro pueblo.

Cada Feria del Libro me recuerda al padre Ramón Dubert, quien fue un lector empedernido. Devoraba uno o dos libros por semana. Nos aconsejaba que amáramos la lectura, que ella nos hacía libres, con capacidad para tomar decisiones conscientes, sin las cadenas que nos impone la ignorancia.

Aprendí de ese gran sacerdote que la lectura debe ser una fuente enriquecedora de nuestra condición humana y trascendente, y que si llegara a nuestras manos alguna obra cuyo contenido se apartara de nuestros principios, que la leyéramos si tenía calidad, que no nos encerráramos, y que buscáramos en ella el lado positivo, hasta el grado de que esa lectura fortaleciera más nuestras creencias o las modificara ligeramente, siempre para bien.

Dubert era un creador, que se inspiraba en la fe y en el humanismo cristiano; era el que tomaba la iniciativa para servir a los demás, con una imaginación noble que tarde o temprano transformaba en realidad.

Recuerdo una de sus frases preferidas: “Uno es lo que lee”. La repetía sin cesar, como un terrenal mandamiento. Uno de los primeros autores que me sugirió fue a Unamuno, a quien encontré en mi adolescencia con una sentencia de esas que tienen la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada: “Cuando menos se lee, más daño hace lo que se lee”.

Ahí comprendí que la lectura era un excelente medio para evitar las manipulaciones y la falsedad, porque sólo el conocimiento nos hace pensar con luz propia, ver más allá de las apariencias y forjar un camino que resalte nuestra autenticidad. “Uno es lo que lee”, es verdad.

Es más, hay casos en que hasta un libro olvidado, una pequeña historia, un artículo escondido, un pensamiento ligero o un refrán rescatado por la memoria, marcan para siempre nuestras vidas, y en consecuencia, nuestras conductas.

Una vez le expresé a Dubert, cuando hablábamos de la influencia de la literatura en nuestra personalidad, que “dime lo que lees o escribes y te diré quién eres”. La idea le fascinó y la catalogó como acertada. Así que, amigos lectores, si somos lo que leemos o escribimos, revise su mesita de noche y hasta lo que usted envía por su correo electrónico, para saber, sin ayuda de sicoanalistas, quién realmente es usted.

Y mientras tanto, todos con ánimo a visitar la Feria del Libro.


Noticias relacionadas

  • “Cumplir”, un verbo que compromete

    Desde niño escuchaba a mi madre expresar: “voy a cumplir con fulano de tal”. Generalmente se trataba de un hecho triste. Se cumplía sobre todo con los enfermos o con los familiares de los difuntos, sea en el cementerio o en la iglesia. Y luego…

  • Reflexionemos sobre nosotros mismos

    De vez en cuando, en la soledad, y de la forma en que estemos más cómodos, es importante repasar lo que hemos sido y pretendemos ser, conocer cómo afectan nuestros actos a quienes nos rodean, de qué nosotros podemos servir de ejemplo al prójimo,̷

  • ¡A jugárnosla!

    “Me la voy a jugar”, significa que asumiremos posiciones, que no daremos marcha atrás, no importa lo que suceda. A veces, en un santiamén, la intuición se apodera de nuestra razón, y actuamos de inmediato, con la certeza de que ese rayito…

  • Triste historia de un caso laboral

    Nicasio tiene siete años trabajando en el colmadito de Gerardo, su compadre. Con lo que gana sobrevive. Total, mientras existan el ron y la bachata los problemas económicos se olvidan. Hay meses, cuando la venta cae o cuando los grandes especulan,…

  • Nuestro trato a los deportados

    Los contemplamos descendiendo del avión, llenos de vergüenza, ocultando sus rostros, evitando que los reconozcan. Son nuestros deportados desde los Estados Unidos de América.



ADEMÁS EN PANORAMA

  • De la Renta

    Guardo el recuerdo de niñez del asombro que me provocó saber que era dominicano Óscar de la Renta. Para la época en que él trascendía, representaba algo extraordinario para un latino insertarse y descollar en el mundo de la moda internacional. R

  • ¡Obediencia!

    Para fluir de continuo en la verdadera fe debemos correr riesgos. El acto de la fe arriesgada trae ruidos que despiertan el arrojo y la diligencia de nuestra alma, y provocan acciones valientes que desenlazan la respuesta de Dios. No te preocupes…

  • Historia de un niño pobre

    Lo conocí una tarde en la redacción, donde se presentó empapado por el fuerte aguacero. En la madriguera donde vivía, la pobreza había dejado en él su marca indeleble. A causa del barro y la dureza del pavimento, sus pies, siempre descalzos,…

  • Correo de los lectores

    Organizarse para crecerSeñor director: Jamás olvidaremos un día en la UASD, cuando la profesora Mercedes Sabater de Macarrulla dijo en tono eufórico: “debemos organizar la UASD”, y de inmediato movió la cabeza…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar