El Caribe

Caminando

“Manos a los libros”

-

Manos a los libros, es el lema de la Feria del Libro que iniciará el 21 de abril en Santo Domingo, con una dedicatoria especial a Ecuador.Recientemente visité las instalaciones donde tendrá lugar, y quedé gratamente impresionado con la organización y el entusiasmo que allí reinan.El éxito está asegurado. Más cultura para nuestro pueblo.

Cada Feria del Libro me recuerda al padre Ramón Dubert, quien fue un lector empedernido. Devoraba uno o dos libros por semana. Nos aconsejaba que amáramos la lectura, que ella nos hacía libres, con capacidad para tomar decisiones conscientes, sin las cadenas que nos impone la ignorancia.

Aprendí de ese gran sacerdote que la lectura debe ser una fuente enriquecedora de nuestra condición humana y trascendente, y que si llegara a nuestras manos alguna obra cuyo contenido se apartara de nuestros principios, que la leyéramos si tenía calidad, que no nos encerráramos, y que buscáramos en ella el lado positivo, hasta el grado de que esa lectura fortaleciera más nuestras creencias o las modificara ligeramente, siempre para bien.

Dubert era un creador, que se inspiraba en la fe y en el humanismo cristiano; era el que tomaba la iniciativa para servir a los demás, con una imaginación noble que tarde o temprano transformaba en realidad.

Recuerdo una de sus frases preferidas: “Uno es lo que lee”. La repetía sin cesar, como un terrenal mandamiento. Uno de los primeros autores que me sugirió fue a Unamuno, a quien encontré en mi adolescencia con una sentencia de esas que tienen la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada: “Cuando menos se lee, más daño hace lo que se lee”.

Ahí comprendí que la lectura era un excelente medio para evitar las manipulaciones y la falsedad, porque sólo el conocimiento nos hace pensar con luz propia, ver más allá de las apariencias y forjar un camino que resalte nuestra autenticidad. “Uno es lo que lee”, es verdad.

Es más, hay casos en que hasta un libro olvidado, una pequeña historia, un artículo escondido, un pensamiento ligero o un refrán rescatado por la memoria, marcan para siempre nuestras vidas, y en consecuencia, nuestras conductas.

Una vez le expresé a Dubert, cuando hablábamos de la influencia de la literatura en nuestra personalidad, que “dime lo que lees o escribes y te diré quién eres”. La idea le fascinó y la catalogó como acertada. Así que, amigos lectores, si somos lo que leemos o escribimos, revise su mesita de noche y hasta lo que usted envía por su correo electrónico, para saber, sin ayuda de sicoanalistas, quién realmente es usted.

Y mientras tanto, todos con ánimo a visitar la Feria del Libro.


Noticias relacionadas

  • Mis personajes del año 2014

    Desde hace tiempo, en enero, selecciono mis dos personajes del año anterior. Parezco un Diógenes caribeño, ese filósofo griego que en pleno día recorría Atenas con una lámpara encendida, y cuando le preguntaban la razón, contestaba: “estoy…

  • En la Cumbre, América se encumbró

    Generalmente, cada Cumbre de las Américas es un encuentro social entre presidentes de nuestro continente, donde apenas surgen anécdotas algo insulsas y una que otra declaración diplomática que no pasa de palabras. Para muchos, era una pérdida…

  • El papa Francisco y las madres

    El pasado 15 de enero, en Audiencia General, el papa Francisco destacó la importancia de las madres en la familia, la sociedad y la Iglesia. Fue un discurso corto, pero preciso, digno de uno de los pontífices que, a pesar de su poco tiempo en la…

  • Las primeras bolas

    “Oigan la última, fulanito va a apoyar a sutanito en las próximas elecciones”, eso es “una bola”, de esas que estamos acostumbrados a leer y escuchar. Esta pelota no está hecha de cuero o caucho, su componente esencial es un órgano llamadoR

  • Los empacadores y sus derechos laborales

    Siempre que voy al supermercado observo a decenas de jóvenes que se desviven por colocar nuestra compra en fundas, depositarla en un carrito y llevarla hasta nuestro vehículo, todo a cambio de una propina. Me asombraba que en estos negocios había…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Trementina, clerén y bongó

    El manicomio es el lugar que siempre tratamos de ignorar y mucho menos visitar al pasar el kilómetro 28 de la autopista Duarte. Ese trayecto se hace lo más rápido posible, para no ver esa humanidad cóncava y resbalosa que podríamos ser nosotros…

  • Automatización, productividad y capital humano en América Latina

    En la última década, América Latina mantuvo niveles llamativos de crecimiento mientras EEUU y Europa se debatían en medio de la crisis económica. Y aun cuando los desafíos sociales históricos de la región –incluyendo altos niveles de pobreza,

  • El “discurso” político

    Asumo el discurso  “político” del “político”. Recorro todos sus litorales. Analizo estilo, voz, mirada, muecas, manos. Busco respuestas a lo incierto, posible y perfectible. Y sólo encuentro cucarachas, ratas, sapos, alacranes y otros…

  • ¡Descansa!

    Absolutamente nada es tan reconfortante como descansar tu corazón dentro del corazón de Dios, porque orar es tocar el corazón de Dios con el nuestro. Ni unas buenas horas del mejor spa, masajes de hidroterapia o un relajante baño bajo la lluvia,…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar