El Caribe

Institucionalidad

Reformas políticas y voto preferencial

-

El tiempo pasa y se sigue aplazando el conocimiento del proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas. Esto se constituye en una seria amenaza a la estabilidad del sistema político dominicano, debido a dos razones fundamentales. En primer lugar, a la cada vez mayor crisis de representatividad de los partidos políticos y la consecuente pérdida de legitimidad de estas organizaciones; y por otro lado, a que podríamos asistir nueva vez a unas elecciones nacionales, con las complejidades que se presentan para el  2016, con una débil regulación de la campaña electoral y con la tradicional falta de control del financiamiento político.

Se alega que a pesar de que los distintos actores políticos están convencidos de la necesidad de avanzar en las reformas políticas, posiciones encontradas sobre temas controversiales impiden su aprobación. Uno de estos temas es el voto preferencial. Este mecanismo de elección de diputados y diputadas, fue incorporado al sistema electoral dominicano  mediante la resolución 5-2001 emitida por la Junta Central Electoral (JCE) e implementada a partir de las elecciones congresuales y municipales del año 2002. El voto preferencial se aprueba como complemento del sufragio por circunscripciones contemplado en la Ley Electoral 275-97.

A partir de las elecciones del 2010, la JCE eliminó la figura del voto preferencial, lo que fue calificado como retroceso por distintos sectores del país. La aprobación o no de esta modalidad de votación, vuelve a ser centro del debate como parte de la discusión de la ley de partidos políticos. Quienes se oponen a su reintroducción, alegan que el voto preferencial fomenta la confrontación interna en los partidos, incentiva el clientelismo político y reduce las posibilidades de cumplir con la cuota femenina. Se intenta de esta manera, culpar a un mecanismo de votación de los graves males que padece el sistema político dominicano, cuyas razones habría que buscarlas en la débil legislación y la falta de institucionalidad existentes en nuestra democracia.

Por el contrario, el voto preferencial es una manera de dar una mayor capacidad a los ciudadanos y ciudadanas, de escoger al legislador de su preferencia. Volver a las listas cerradas y bloqueadas sería un gran retroceso, pues reduce el poder del voto. Sin esta figura, hubiera sido imposible que dirigentes políticos con una tradición de liderazgo en sus comunidades llegaran al Congreso Nacional, a pesar de no haber sido favorecidos por el dedo elector de la dirigencia partidaria. En fin, el voto preferencial mejora la calidad de la representación, ya que los diputados y diputadas establecen una relación más directa con sus electores.


Noticias relacionadas

  • Un año de grandes desafíos

    Comienza el año 2015 y en la agenda institucional de la República Dominicana se presentan grandes desafíos a los cuales no se les puede dar de lado.

  • Y las palabras también

    Desde el inicio mismo del gobierno el presidente de la República planteó que prefería que sean los hechos los que hablaran.

  • Si no mueres, a la cárcel

    Aceptar un Código Penal que atente contra el derecho a la vida y la salud de las mujeres y contra su dignidad, es propio de una mentalidad anclada en las épocas más oscuras de la humanidad. Penalizar la interrupción del embarazo, incluso en ocasiones&

  • La democracia al desnudo

    La mayoría de la población dominicana está de acuerdo en las ventajas que tiene la democracia sobre cualquier otro sistema político.

  • El miedo a ser fiscalizado

    El que no tiene hecha no tiene sospecha, reza un refrán popular ampliamente conocido. Cuanta vigencia tiene esta expresión cargada de sabiduría, teniendo en cuenta que de un tiempo a esta parte es muy común ver cómo al funcionario que se le dice̷



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Carta pastoral: vida consagrada (y V)

    IntroducciónNuestras cuatro entregas anteriores sobre la Vida Consagrada tocaron los siguientes tópicos: I. Definición de la Vida Consagrada y la diversidad de ésta.II. Una mirada al pasado (siglos XVI-XIX).

  • Civismo, mujer y eliminación de la violencia (II de II)

    L a violencia contra la mujer se inserta en un marco político y social más amplio. Los antropólogos llaman a este marco “violencia sistémica” o “violencia estructural”. Como escriben los investigadores Daniel la Parra y José María Tortosa

  • 27 de Febrero

    “He nacido en República Dominicana,  qué me importa que los problemas me saquen canas, con que me trate la suerte, dominicana hasta la muerte”, digo hoy parafraseando un poeta argentino. Mi país, para bien o mal. Suele tentarme el largarme…

  • Entre dos tipos de reelección

    La Constitución actual fue concebida por el entonces presidente Leonel Fernández con dos objetivos esenciales, según demuestran los hechos ocurridos desde su puesta en vigencia en el 2010: el control del aparato judicial y su prolongación indefinida&#




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar