Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Institucionalidad

Reformas políticas y voto preferencial

-

El tiempo pasa y se sigue aplazando el conocimiento del proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas. Esto se constituye en una seria amenaza a la estabilidad del sistema político dominicano, debido a dos razones fundamentales. En primer lugar, a la cada vez mayor crisis de representatividad de los partidos políticos y la consecuente pérdida de legitimidad de estas organizaciones; y por otro lado, a que podríamos asistir nueva vez a unas elecciones nacionales, con las complejidades que se presentan para el  2016, con una débil regulación de la campaña electoral y con la tradicional falta de control del financiamiento político.

Se alega que a pesar de que los distintos actores políticos están convencidos de la necesidad de avanzar en las reformas políticas, posiciones encontradas sobre temas controversiales impiden su aprobación. Uno de estos temas es el voto preferencial. Este mecanismo de elección de diputados y diputadas, fue incorporado al sistema electoral dominicano  mediante la resolución 5-2001 emitida por la Junta Central Electoral (JCE) e implementada a partir de las elecciones congresuales y municipales del año 2002. El voto preferencial se aprueba como complemento del sufragio por circunscripciones contemplado en la Ley Electoral 275-97.

A partir de las elecciones del 2010, la JCE eliminó la figura del voto preferencial, lo que fue calificado como retroceso por distintos sectores del país. La aprobación o no de esta modalidad de votación, vuelve a ser centro del debate como parte de la discusión de la ley de partidos políticos. Quienes se oponen a su reintroducción, alegan que el voto preferencial fomenta la confrontación interna en los partidos, incentiva el clientelismo político y reduce las posibilidades de cumplir con la cuota femenina. Se intenta de esta manera, culpar a un mecanismo de votación de los graves males que padece el sistema político dominicano, cuyas razones habría que buscarlas en la débil legislación y la falta de institucionalidad existentes en nuestra democracia.

Por el contrario, el voto preferencial es una manera de dar una mayor capacidad a los ciudadanos y ciudadanas, de escoger al legislador de su preferencia. Volver a las listas cerradas y bloqueadas sería un gran retroceso, pues reduce el poder del voto. Sin esta figura, hubiera sido imposible que dirigentes políticos con una tradición de liderazgo en sus comunidades llegaran al Congreso Nacional, a pesar de no haber sido favorecidos por el dedo elector de la dirigencia partidaria. En fin, el voto preferencial mejora la calidad de la representación, ya que los diputados y diputadas establecen una relación más directa con sus electores.


Noticias relacionadas

  • El papel de un Estado democrático

    Un aspecto esencial de nuestra democracia lo constituye el rol que debe desempeñar el Estado en la promoción de un desarrollo que tenga como centro la calidad de vida de la gente. Este es un tema aún vigente a pesar de que de un tiempo a esta parteR

  • Si no mueres, a la cárcel

    Aceptar un Código Penal que atente contra el derecho a la vida y la salud de las mujeres y contra su dignidad, es propio de una mentalidad anclada en las épocas más oscuras de la humanidad. Penalizar la interrupción del embarazo, incluso en ocasiones&

  • Cambios en el escenario electoral

    Hasta hace algunos meses todo parecía definido de cara a las elecciones del año 2016. Muchos apostaban a que debido a la combinación entre factores como la alta popularidad del presidente Medina por un lado y la confrontación y posterior divisiónR

  • En la dirección correcta

    En una sociedad democrática ningún grupo tiene derecho a imponer sus ideas, las somete a discusión y trata de persuadir a los demás.

  • Un triste espectáculo

    Lo acontecido en la convención del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) no tiene otro calificativo que el de un triste espectáculo. Este espectáculo pone en evidencia lo distantes que estamos de una cultura política sustentada en valores democráti



ADEMÁS EN PANORAMA

  • De jueces y ultrajes (2)

    Más ultrajes: Como hemos visto en el accionar de jueces bajunos de las “Altas” Cortes: sentencias automáticas que la gente “adivina”, desprecio o anulación de pruebas, por abrumadoras que sean (cuando han sido adversas a los intereses político

  • José Ramón off

    Me han informado que supuestamente descansa en uno de los escritorios de poder en el Palacio Nacional el pedido para montar una planta de explosivos en las instalaciones mineras de Pueblo Viejo, Cotuí, a contrapelo de lo que señala la Constitución̷

  • Júbilo y esperanza

    “¡Para un regalito navideño!” exclamé contenta, al llenar el tanque de gas de cocinar el martes por 300 pesos menos que la anterior vez. También estoy casi llenando el tanque de gasolina de mi carro con la misma cantidad de dinero que unas…

  • La estéril gerontocracia cubana

    Las revoluciones no sirven para mucho porque sin excepción terminan superando en maldad e incompetencia a las dictaduras o gobiernos que suplantan. Ningún ejemplo resulta más patético que el de Cuba.Tras cincuenta años de restricciones,…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar