Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Opinión

25S: la política no es un negocio

-

Bosch para acá, Bosch para allá. Bosch para insinuar pulcritud y frugalidad. Hasta quien desea concluir con decoro un discurso, evoca su memoria, y al menos por ello recibe los aplausos. Pero qué difícil ha sido emular su obra, sobre todo, desde el poder.

25 de septiembre de 1963, Juan Emilio Bosch Gaviño fue derrocado por fuerzas siniestras criollas y extranjeras. Esas que todavía se oponen al desarrollo espiritual del pueblo, a la consolidación del Estado de derecho, a la justa distribución de las riquezas entre los dominicanos.

Pablo Neruda, otro mártir de un golpe en septiembre, pero del de Allende en 1973, escribió: “Corre por los caminos la noticia, Santo Domingo sale del infierno, por fin elige un presidente puro: es Juan Bosch que regresa del destierro. /Pero no les conviene un hombre honrado a los gorilas ni a los usureros. /Decretaron un golpe en Nueva York: lo echan abajo con cualquier pretexto, lo destierran con su Constitución, instalan a cualquier sepulturero en el trono del mando y del castigo. /Y los verdugos vuelven a sus puestos.” Versainograma a Santo Domingo, 1966.

Que le faltó ser complaciente con el poder; que debió cortar cabezas de disidentes; que su mayor error fue no pactar con el diablo, en nombre de la santa gobernabilidad: no hay forma de saberlo. Lo que sí se puede es juzgar cómo sus discípulos políticos han puesto en práctica sus enseñanzas. Si han ido al Estado a servir y no a servirse, si han condenado el enriquecimiento ilícito, la actitud que han tenido frente a los “tutumpotes”, y las acciones a favor de los “hijos de machepa”. 50 años después, vale reflexionar si el Profesor no merece algo más que ser utilizado para bautizar obras de infraestructura, como la nota solemne de un discurso, o como amuleto de la suerte. Si bien los tiempos han cambiado, la patria sigue al acecho de los traidores de siempre. Por eso, en este momento histórico que vive la sociedad dominicana, un mensaje brota del pensamiento y obra de Bosch: la política no es un negocio.

El autor estudió Comunicación Social y Ciencias Políticas. Se especializa en Asuntos Públicos en París, Francia.


Noticias relacionadas



ADEMÁS EN PANORAMA

  • No es igual ni es lo mismo

    Un presidente de  República es simplemente un empleado del Estado a quien se contrata por un tiempo determinado para que administre la cosa pública. El contratado puede, con sus actos, ganar y perder legitimidad (del balance final depende que se…

  • Prohibido enfermarse

    Espero que la más que lamentable  tragedia del hospital Robert Reid sirva al menos como detonante para que todos prestemos atención al problema general del sistema de salud que tenemos, no solo en los hospitales públicos, sino también en las…

  • Recordando a mi padre

    El pasado 24 de este mes de octubre debimos celebrar en familia el 98 aniversario de nuestro padre Rafael Santana. Esa es una fecha que nunca olvidaremos, pues era la precisa para convocar a todos a una cita especial: El cumpleaños de mi viejo. …

  • No se queda ahí

    Pese a los pronunciamientos de algunos legisladores y dirigentes peledeístas, insisto, lo de la interpelación o el juicio político propiamente dicho a Francisco Domínguez Brito por estar en campaña por la candidatura presidencial del PLD para…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar