El Caribe

Editorial

El desmadre de los robos y asaltos

-

No hay lugar de la República donde no se registre un robo o un asalto, todos los días. Este tipo de delitos puede ocurrir en las zonas más remotas. En la zona rural, en una finca, a veces en varias fincas durante una noche. En las ciudades se dan todo tipo de situaciones. Atracos callejeros o robos con escalamiento.

Los ladrones rurales y en zonas económicamente deprimidas se llevan cualquier cosa. Desde productos agrícolas, ganado, instrumentos de labranza, cables eléctricos, etcétera. En las ciudades los ladrones prefieren el dinero efectivo, prendas preciosas o ropas de alta calidad.
Robar o asaltar, que en cualquier parte del mundo es un ilícito de alto riesgo, aquí ocurre rutinariamente, y los ladrones o asaltantes actúan como si no se expusieran.

Se puede decir que vivimos en la inseguridad. Ya ningún oficial público lo discute. ¡Sálvese quien pueda! Si hay duda, sólo habría que preguntarles a los oficiales que jugaban dominó atracados espectacularmente en la provincia Santo Domingo. ¡Dichosos!: no hubo derramamiento de sangre. Y parece que todo quedó ahí. A nadie le interesa el caso. Ni a las víctimas ni a sus compartes responsables de la seguridad ciudadana.

Hemos llegado a un momento donde nadie está seguro, ni en su propia casa. No sólo por el robo con escalamiento, que solía ser al amparo de la noche. Ahora ocurre a cualquier hora.
En estos días, cuando circula más dinero por el salario número trece, los ladrones suponen que la gente dispone de más liquidez y aumentan sus fechorías.

Este desmadre parece incontrolable. Necesariamente habría que pensar en complicidades y omisiones de todo género y en las ineficaces políticas públicas en esta materia.

Si buscamos los causales, entonces tendríamos que concluir en que ahora es que esto comienza, porque son tantos y tan graves los déficits de atención que necesariamente tendrían que estimular esas conductas que dañan a la sociedad.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • PN e información

    La inseguridad generada por la ocurrencia de hechos violentos somete a las autoridades al cuestionamiento ciudadano, que duda de la eficacia de los procedimientos para capturar a los delincuentes o prevenir los crímenes.

  • Fiesta de la cultura escrita

    La Feria Internacional del Libro Santo Domingo de nuevo está con nosotros, y hay que apoyarla. La mejor manera de hacerlo es asistiendo y dejándose atraer por las ofertas. Es la vigésima edición de la fiesta de la cultura escrita dedicada a René̷

  • Lajún acusada

    elCaribe ha sido más que sistemático en cuestionar la atribución de la propiedad del vertedero de Duquesa que se hacen los dueños de la empresa Lajún Corporation y de su mal proceder e imprudencia frente a los ciudadanos del Gran Santo Domingo…

  • Crecimiento vs. pobreza

    Si asumimos la máxima que reza que nadie puede dar lo que no tiene, entonces somos conscientes de que lo primero es producir, crear, poseer, para de ahí distribuir, regalar, facilitar o cualquier otra forma de repartir o compartir.




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente