El Caribe

La columna de Miguel Guerrero

Desarrollo y desigualdad social

-

Nuestro más grande desafío es encontrar la forma de conciliar los logros del crecimiento económico de las últimas décadas con una mejor y más equitativa distribución de sus frutos. Entre la aceptación de esta realidad y la voluntad para llevarla a la práctica, han mediado abismos insondables. Estamos pues obligados a encontrar la manera de alcanzar tan alto y noble propósito.

Tal vez uno de los más grandes defectos nacionales desde la fundación de la República ha sido la carencia de voluntad política para realizar aquellas empresas que demandan nuestras propias y más agudas necesidades, entendiendo ese defecto no sólo como el fruto de decisiones y políticas gubernamentales, sino más bien como la falta de vocación general para acometerlas. Este es uno de los puntos, sin embargo, en que los políticos dominicanos lucen totalmente parecidos. Por lo general saben identificar las metas sin la misma habilidad para encontrar el camino para encontrarlas.

La diferencia entre la inacción, que ha sido en el pasado la causa de muchos de nuestros males, y el correcto encauzamiento, es una voz de marcha dictada a tiempo. La gravedad de nuestros problemas hace ya un imperativo la toma de decisiones inmediatas tanto a nivel público como privado a fin de evitar mayores consecuencias sociales y no se trata de una decisión que pueda tomar unilateralmente el gobierno. La brecha ha seguido expandiéndose en el país, como resultado de un crecimiento desigual. Aquello de que habitamos una tierra de promisión, suena hueco a los oídos de cientos de miles de padres de niños famélicos, que anualmente nacen y mueren en medio de un ambiente de escasez absoluta sin oportunidades ulteriores. Es un imperativo atacar positivamente los niveles de desigualdad que han traído consigo el crecimiento y expansión de la economía y apoyar cuantos esfuerzos se hagan en esa dirección, sin mezquindades políticas. 


ADEMÁS EN PANORAMA

  • La satanización del lucro

    Cada cierto tiempo cobra vigencia en el léxico político la palabra “lucro”, por décadas tan manoseada en la retórica política dominicana. Al decir de muchos, especialmente en los medios y en las redes, el lucro es incompatible con toda obra…

  • La abstención electoral

    Todavía persiste en el ámbito político la pretensión de que en la regulación de las campañas se establezca un reglamento que prohíba promover la abstención electoral, por cualquier forma o medio. La idea me parece monstruosa y anti-democrática.&#

  • El fracaso de una revolución

    Después de someter por más de medio siglo al pueblo a rigurosas restricciones y a un sistema de controles totalitarios, con absoluta pérdida de las libertades políticas y económicas, el envejecido y anacrónico castrismo, más lejos de una revolució

  • El peligro de la unanimidad

    Hace veintiocho años escribí en este mismo diario sobre el peligro de la unanimidad y parece oportuno hacerlo de nuevo. Advertía que el país necesita voces independientes capaces de ofrecer enfoques imparciales o por lo menos diferentes de la…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente