El Caribe

La columna de Miguel Guerrero

De saco y corbata

-

En determinadas circunstancias, un buen saco y una corbata pueden ser el mejor aliado de un reportero en épocas de convulsión. Lo comprobé personalmente en los años setenta, mientras cubría para la agencia internacional de noticias de la que era corresponsal a tiempo completo, una huelga violenta de protesta contra el gobierno de Balaguer en San Francisco de Macorís. Usualmente iba trajeado a la pequeña oficina donde operaba la agencia en la calle Mercedes, a pocas yardas del parque Independencia, frente a una funeraria, porque en mis diarios recorridos visitaba el Palacio Nacional y cuando lo requería el Congreso.

Mi urgente traslado ese día al centro de la trifulca no me permitió detenerme en casa para cambiarme de ropas para estar más a tono con lo que sucedía. Allí, en medio de una refriega, me encontré de pronto en el dintel de la puerta de entrada de una residencia en un barrio donde tenía lugar una verdadera batalla campal.

Avanzaba la tarde y la situación se tornaba más tensa. Delante de mí, tirado sobre el pavimento, podía verse el cadáver de un manifestante abatido a tiros por la policía. De reojo podía ver también, en una esquina a mi izquierda a un grupo de jóvenes lanzando piedras y disparando contra los agentes que respondían con la misma virulencia. No parecía tener escapatoria. Si huía hacia un lado podía toparme con la furia de los manifestantes; por el otro con la violencia policial. De pronto un vehículo policial repleto de agentes con detenidos sangrando pasó frente a mí y un oficial alcanzó a verme. El vehículo dio un frenazo y se devolvió. “Llegó mi hora”, pensé. El oficial observó con curiosidad mi vestimenta y me grito: “Caballero, por favor, venga”, y me condujo en un auto policial a un lugar seguro.

Desde entonces tomé la sabia decisión de convertir en una norma de trabajo cubrir las huelgas callejeras vestido con saco y corbata.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Para entender el presente (10-14)

    La tirantez entre Bosch y la jerarquía eclesiástica alcanzó su nivel más alto el 29 de abril de 1963, con la promulgación de la nueva Constitución sin referencia alguna al Concordato. Al acto de proclamación no asistieron representantes de…

  • Para entender el presente (8-14)

    Al analizar el papel de la Iglesia en el golpe de Estado que le derrocó, Bosch escribiría después en “Crisis de la democracia de América en República Dominicana”, que aunque el padre Láutico García admitió que él no era comunista, los sacerdo

  • Para entender el presente (11-14)

    Cuatro días antes de la promulgación de la nueva ley sustantiva, el Episcopado hizo leer en todos los templos una pastoral condenándola. Los obispos observaban que el texto constitucional no estaba “de acuerdo con los derechos de Dios y de la Iglesia

  • Para entender el presente (9-14)

    Antes de Bosch asumir la presidencia y estando de viaje en el exterior, El Caribe publicó un borrador de la nueva Constitución. En ese texto no se mencionaban los derechos otorgados a la Iglesia en virtud del Concordato firmado en la década anterior.&#




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente