La estantería, un recurso para ambientar el hogar, tendencia en la decoración

La estantería flotante, en diversos modelos y materiales, es una de las tendencias decorativas en este año.

Los estantes se pueden colocar en la sala, la cocina, el baño, las habitaciones, e incluso en las terrazas

Las estanterías permiten alojar todo tipo de objetos, como libros, fotografías, cajas, accesorios, utensilios para cocinar, cosméticos, atuendos, entre otros elementos, que, colocados de la manera adecuada, embellecen la decoración del hogar. Para elegirlos, no existe un modelo específico, ya que lo puedes escoger, por ejemplo, de forma triangular, redondo o cuadrado, o idealizarlo como prefieras, pero siempre con un toque personalizado.

En muchos hogares, suelen preferirse en colores neutros para lograr un contraste fácil con la decoración implementada en los espacios. Los tonos blancos, negros, grises, crudos y madera suelen ser los más solicitados. Sin embargo, los decoradores de interiores aseguran que cuando se cometen errores, los espacios pueden tornarse demasiado monocromáticos o, incluso aburridos, porque no se logró combinar de la mejor manera. Para darle vida a la estantería y, con ella, al resto de la estancia, una buena idea es aplicar pintura de color en su interior.

Si no encuentras una estantería que te agrade en el mercado, recuerda que puedes utilizar la imaginación y restaurar la vieja con un toque personal si lo prefieres. También puedes colocar un estante de cajones antiguos, ideal para la decoración retro.

Otra opción son las estanterías flotantes, las cuales son adecuadas para cualquier zona del hogar. Son sencillas, se pueden colocar de manera fácil y, además, no ocupan un gran espacio.

Hay muchas modalidades y diseños para añadir estas estanterías. Desde las más sencillas, con madera de aspecto rústico, hasta las más modernas, pintadas de blanco y pasando desapercibidas en las paredes. Son una acertada opción para disfrutar de un poco más de almacenaje en casa, tienen mucho estilo, ya que actualmente la tendencia es buscar la sencillez en los ambientes.

Materiales

Para las estanterías puedes escoger entre los diferentes tipos de materiales como:

Madera. Se trata de la opción más clásica, aunque no siempre la más barata. Te ofrece la posibilidad de poder pintarla a tu gusto, aportando, al mismo tiempo, un toque cálido a la estancia. Las clases de madera más empleadas son las de pino, cerezo, haya o roble.

Acero inoxidable. Estas estanterías suelen aportar un toque elegante en despachos y cocinas. Tablones chapados, una opción más económica que la madera noble, y con una razonable relación calidad-precio. También encontramos estanterías realizadas con materiales de obra, normalmente los mismos utilizados para la construcción del resto de la vivienda.

Planchas de yeso. Cuentan con la ventaja de ser un material económico, disponible en multitud de medidas y espesores.

Vidrio. Son una solución muy utilizada en los espacios pequeños, ya que, al ser casi transparentes, no sobrecargan visualmente la estancia. Están, además, disponibles en multitud de colores. Su principal inconveniente es que no soportan objetos pesados.

Plástico. Una opción muy resistente, especialmente indicada para las habitaciones infantiles, ya que también las encontrarás en multitud de colores.

En las estanterías del salón usualmente se ubican los libros, revistas, colecciones o objetos de decoración, mientras que las estanterías en el dormitorio se pueden utilizar para colocar libros o almacenar ropa de cama y con objetos personales para realzar el diseño del dormitorio. Los libros los puedes ubicar de manera vertical y horizontal, pero evita no hacerlo uno encima del otro.
En la habitación de los niños utiliza huecos para hacer un estante para almacenamiento de juguetes.

Los estantes en la cocina tienen una gran utilidad, ya que son adecuados para organizar utensilios como platos, vasos y tarros. Es recomendable agrupar los vasos por modelos. Si colocas un montón de vasos o platos diferentes, se obsevará como desordenado. En el caso de los platos, sí puedes mezclarlos, por ejemplo los que son de diferentes colores para dar vida al conjunto.

Para el baño, las estanterías son muy útiles ya que se ordenan los cosméticos y otros elementos de uso diario.