Ir a las salas de cine: el reto de la industria de RD

    La Ley de Cine ha permitido tener un crecimiento en el número de estrenos de películas dominicanas, asientos, salas..., pero el reto, ahora, es atraer a los que no van a los cines, ya sea por el débil poder adquisitivo o porque no hay cultura de séptimo arte.

    Incrementar el número de personas que va al cine es el desafío que tiene el sector cinematográfico del país. Así lo entiende Zumaya Cordero, directora general de Caribbean Cinemas, quien junto a Laura Castellanos, Boni Guerrero, Celinés Toribio, Huchi Lora, Desiree Reyes, Archie López, Antonio Gennari y Rafael Álvarez analizaron “La Ley de Cine y avances sobre la industria cinematográfica, un antes y un después”, en el marco del Festival de Cine Global.

    Las estadísticas de la Dirección General de Cine (DGCINE) indican que al finalizar el 2014, un total de 42 películas se habrá acogido a la Ley de Cine desde su promulgación. En lo que va de este año, se han recaudado alrededor de 215 millones de pesos, y se espera concluir con un monto cercano a los 400 millones de pesos.

    En cuanto a la asistencia de público, un millón 300 mil personas han visitado este año las salas de cine dominicanas para ver las producciones locales; un tímido incremento tomando en cuenta que se ha duplicado el número de estrenos dominicanos y se han inaugurado nuevas salas. En el 2012, los ocho filmes (Lotoman 2.0, Feo de día... lindo de noche, El Rey de Najayo, Lasciva, El hoyo del Diablo, La casa del kilómetro 5, Lío de falda y Jaque Mate) se unieron para atraer a las salas de cine a 1,097, 733 personas, para una recaudación en boletería de 191.5 millones de pesos.

    El siguiente año significó un gran boom en la industria, con una cartelera histórica de 14 largometrajes proyectados, 12 de ellos disfrutaron de los incentivos de la ley, con un presupuesto general aprobado de 494.2 millones de pesos. Un total de 1,530,952 personas asistieron a las salas de cine, representando una recaudación en boletería de $249.2 millones.

    Rafael Suárez, ejecutivo del Palacio del Cine, insistió en que como industria “debemos tener beneficios y rentabilidad”, y que aunque la ley está más orientada a impulsar el hacer cine, ha logrado desarrollar el sector.

    Generadora de empleos

    Es indiscutible la relevancia de la Ley de Cine para el desarrollo de la industria cinematográfica nacional, no solo como multiplicadora de estrenos, sino también como generadora de empleos. El encargado de la división legal de la Dirección General de Cine de la República Dominicana (DGCINE), Boni Guerrero, reveló que desde la aprobación de la ley se han creado más de tres mil empleos estables.

    Pero además, ha asegurado el porvenir de productores y directores, como bien explica el reconocido realizador Archie López. “Antes de la Ley era muy difícil conseguir dinero para hacer una película. Había que pedir favores y era algo casi familiar... uno no se atrevía a hacer películas de diferentes géneros porque había que asegurar la inversión, y la comedia era lo que más producía”, indicó.

    El director de Lotoman, destacó que con el desarrollo de la industria se ha propiciado un personal más capacitado y muchos negocios nuevos, como los que dan el servicio de sonido o de cámaras de filmación. “Antes había que trasladarse al exterior...Esa especialización de quienes participan incide en la calidad porque se pueden dedicar en pleno a su trabajo en el cine”, dijo López. 

    Reconocen la labor de la Dirección de Cine

    Laura Castellanos, socia del Grupo Legalía, organizador del panel junto a la DGCINE y Funglode, reconoció el trabajo de la Dirección de Cine, a cargo de Yvette Marichal. La abogada, quien coordinó la comisión para la redacción de la Ley y fue su redactora principal, reconoció que ha habido muchos conflictos, y que faltan procesos por fortalecer, los cuales considera deben darse en el tiempo, con el proceso de maduración y consolidación del sector. “Hasta el momento no se ha transformado ningún procedimiento regulatorio, porque la DGCINE ha actuado para evitarlo”, resaltó como valoración positiva de la institución dependiente del Ministerio de Cultura. Se mostró contraria a que los incentivos fiscales se otorguen en base al contenido de la película. “Eso se discutió y se plasmó en la Ley... se concibió como un incentivo para la industria”. Por eso insistió en que cualquier cambio que se produzca debe hacerse mediante una modificación a la ley. También se opuso a que se impongan topes presupuestarios a las producciones nacionales. Dijo que eso evitaría que la industria local crezca, lo que iría en contra del espíritu de la ley.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorGerente de Reales de Kansas realizó lanzamiento de honor en el Julián Javier
    Noticia siguienteMarion Cotillard camina sobre el agua