“En el PNUD aprendimos que las viejas recetas ya no funcionan”

La funcionaria del PNUD recomendó aprovechar las potencialidades en equidad, productividad y resiliencia y respetar la democracia.
La funcionaria del organismo asegura se camina sobre cinco aceleradores o planes en RD para alcanzar los ODS

Un análisis realizado desde Naciones Unidas, con activa participación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), identificó en República Dominicana cinco aceleradores o planes que son –posiblemente- los que pueden tener correlación con otros objetivos y pueden ayudar el país a alcanzar la agenda 20-30, de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Esos cinco aceleradores son el de pobreza multidimensional, la competitividad y empleo decente, producción y consumo sostenible, resiliencia frente al cambio climático y la institucionalidad o el logro de gobernabilidad. Representan grandes oportunidades para invertir y de ellos habló ayer de manera amplia la Representante Residente del organismo en el territorio dominicano, Inka Mattila, entrevistada en el Almuerzo Semanal de Multimedios del Caribe.

Mattilla tiene apenas seis meses en el país, pero el tiempo le ha rendido bastante para ir caminando en consonancia con la agenda que tiene la institución.

El PNUD se encuentra en un nuevo momento, en el que implementa probablemente una de las reformas más ambiciosas en todo el sistema de Naciones Unidas en su pilar de desarrollo. Inka estuvo acompañada en el encuentro por Raissa Crespo, oficial de género del PNUD; Sócrates Barinas, economista senior, y Carolina Acuña, encargada de Prensa.

Desde su punto de vista, con la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, que es la más ambiciosa que se ha tenido hasta ahora a nivel internacional, se inicia una era de renovación de la visión global compartida para ser alcanzada a través de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, para combatir las desigualdades y poner fin a la pobreza y lograr la sostenibilidad del ambiente para la gobernanza efectiva, en la cual participe como protagonista toda la ciudadanía.

Dijo que contextualizar la Agenda 2030, que ha implicado una serie de cambios dentro del PNUD, requiere aplicar estrategias innovadoras que promuevan el cambio continuo y que transformen las políticas, las intervenciones y el marco institucional responsable de su ejecución. La Representante Residente indicó que la movilidad ascendente de la clase vulnerable hacia la clase media se ve limitada por la llamada “trampa de baja productividad”, donde se requiere de estrategias que favorezcan la productividad y la innovación. “Dicha transición requiere una adaptación institucional y de mercado para superar factores limitantes como son la baja intermediación e inclusión financiera, deficiencias en infraestructura y conectividad, baja calidad en la prestación de servicios básicos, mecanismos contractuales y de solución de controversias ineficientes, sistemas tributarios ineficaces y distorsionadores y sistemas de protección social que refuercen asignaciones eficientes de recursos e impulsen empleos formales de calidad”, agregó.

Dijo que particularmente en países de ingreso medio, la resiliencia y relevancia del PNUD depende de su capacidad de innovar. “En esta nueva etapa de nuestro trabajo la innovación implica la aplicación de nuevas ideas o el reordenamiento de las ideas antiguas de maneras nuevas y novedosas. Entre las principales esferas en las que se lleva a cabo la innovación, distinguimos la innovación en términos de productos, procesos, mercados y las formas de relacionarnos con nuevos socios”, apuntó.

Inka Mattila habló con interés sobre los temas en los que se enfoca el PNUD. Respondiendo a una y otras preguntas formuladas por Osvaldo Santana, director de elCaribe, quien dirigió la entrevista, la funcionaria del organismo internacional explicó que la estrategia considera tres caminos o vías como elementos necesarios para lograr los objetivos, que son: alianzas estratégicas (sector público, privado, academia y centros de pensamiento, medios de comunicación, agencias de cooperación y otras entidades); contenido sólido (Global Policy Network o red de política global; investigaciones y estudios, iniciativas, eventos y conferencias); y administración impecable (gerencia renovada, operaciones optimizadas, mayor efectividad).

De nacionalidad finlandesa, Inka Mattila es economista con máster en Ciencias Sociales y Economía de la Universidad de Helsinki (Finlandia). Habla español, inglés y finlandés y tiene fluidez para comunicarse en sueco y alemán. República Dominicana es su décimo país de residencia. Antes de su actual nombramiento, Inka fue directora de país adjunta de PNUD en Bogotá, Colombia (entre los años 2014-2019).

“En el PNUD aprendimos que las viejas recetas ya no funcionan. Estamos poniendo mucho énfasis en la utilización de tecnología y soluciones tecnológicas, para disminuir, por ejemplo, brechas de equidad”, apunto.

Y agregó que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo está poniendo mucho énfasis en traer a República Dominicana lo mejor de la organización, desde lo global y lo regional, al servicio de este país. “De este bello país, que es República Dominicana”, dijo.

Explicó que eso va a marcar mucho, este año y en el futuro, la línea de acción que tiene el PNUD. “Eso implica, por ejemplo, un trabajo de analítica, de visión de contenido de alta calidad para todos los desafíos de desarrollo humano sostenibles en esta nación.

Los funcionarios del Programa de las Naciones Unidas conversaron ampliamente ayer con el periódico elCaribe sobre variados temas.

La gobernabilidad

La Representante Residente advirtió ayer que para el PNUD la gobernabilidad es clave y dijo que sin esta no habrá bases para el desarrollo sostenible. “Ese es uno de los aprendizajes”, apuntó, en una conversación que –dado el nivel de importancia que tomó- se extendió posiblemente más de lo habitual.

En otro lado de su exposición planteó que dentro del pensamiento global aprendió que “sin equidad de género perdemos no solo un gran potencial de productividad de las naciones, sino también que se incumple con derechos humanos fundamentales. “Y adicionalmente estamos trabajando fuertemente, en el caso de República Dominicana, con todo lo referente a desarrollo sostenible medioambiental y resiliencia. De otro lado, resaltó que República Dominicana está en un contexto donde se expone a la vulnerabilidad, a choques de cambio climáticos y a otros fenómenos climatológicos. “Seguimos aprovechando las grandes oportunidades que República Dominicana tiene como país. Ha tenido un desempeño ejemplar, por ejemplo, en término de crecimiento económico, y donde hay que acelerar es en buscar las soluciones para no dejar a nadie atrás. Hay que llegar a toda la población, especialmente los segmentos de poblaciones que se encuentran en mayores condiciones de vulneralización”.

Cuando se le pregunta a Inka Mattila si cree que República Dominicana podrá cumplir con los ODS (que son 17 contemplados), sostiene que se trata de una agenda bastante particular, porque esos objetivos son por principios universales, interconectados, inseparables y requieren mayor esfuerzos para empujar la equidad adelante.

“Lo menciono por el hecho de que no podemos trabajar objetivo por objetivo. Tenemos un poco más de cuatro mil días para cumplir con estos objetivos más ambiciosos que se hayan visto en la historia de la humanidad y el planeta y tenemos que buscar los aceleradores”, indicó. De acuerdo con las evaluaciones hechas, el país está en condiciones de cumplir con el Objetivo número uno, que es sobre reducción de la pobreza extrema.

Laboratorio aceleración de la agenda 2030 y RD

La representante local del PNUD informó que esa institución, haciendo uso de su conocimiento y extensa presencia a nivel global, pondrá en marcha el 23 de octubre una red de 60 laboratorios de aceleración de la Agenda 2030. Entre los 170 países donde el PNUD tiene presencia, la República Dominicana ha sido seleccionada por su potencial de crecimiento, receptividad de sus instituciones y el desempeño en su política, para fomentar el emprendimiento y la innovación a través de Los laboratorios de innovación de desarrollo.

“Los laboratorios serán un espacio para analizar problemáticas sociales vinculadas al desarrollo sostenible de forma creativa y prototipar nuevos enfoques y soluciones económicamente escalables e incluyentes, en alianza con todos los sectores del país que permitan cerrar las brechas para el desarrollo y las desigualdades sociales”. Planteó que el PNUD apuesta a la innovación en la búsqueda de nuevas soluciones y formas de hacer las cosas para coordinar e integrar los esfuerzos orientados al logro de los ODS en el país. En otra parte de su exposición indicó que cada vez más empresas en República Dominicana ven el potencial de un modelo de negocios más sostenible y comprenden que el costo de la inacción excede el costo de la acción, especialmente cuando se trata de amenazas como el cambio climático y la escasez de agua.

Claro enfoque
Estamos creando nuevas soluciones, construyendo plataformas de colaboración y generando nuevas asociaciones para el desarrollo”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEmpresarios de Santiago destacan proceso de primarias
Noticia siguienteCapacitan familias en zonas vulnerables