¿Cuándo se abrirá? La pregunta que sigue formulándose el sector productivo

Codia dice sería una contradicción disponer apertura de la actividad económica sin que los casos de contagio hayan bajado

Si bien una parte del sector privado ha favorecido una apertura de la actividad económica en República Dominicana, a nivel de la cúpula empresarial sigue primando el interés de que haya una extensión de la cuarentena, como  elemento esencial para la garantía de la salud pública frente a la pandemia del Covid-19.

El Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) considera que “ante la ausencia de una vacuna para enfrentar el virus,  una condición necesaria para el éxito de la reapertura económica es evitar el colapso del sistema de salud del país y esto puede lograrse protegiendo del virus a la población considerada vulnerable”.

 “Dentro del estado de emergencia se deben orientar acciones para minimizar la exposición al Covid-19 de la población en general, e identificar a la población más susceptible manteniéndolos protegidos a través de su aislamiento”, planteó el presidente de la organización, Pedro Brache.

“Nosotros hemos presentado propuestas con el propósito de contener el impacto social y económico negativo del Covid-19 en la República Dominicana, pero las mismas deben fundamentarse en controles sanitarios y medidas propias de un estado de emergencia. Las propuestas incluyen implementar un plan de rearranque oportuno, progresivo y ordenado de la actividad económica que priorice la minimización del índice de letalidad y que proteja el sistema sanitario del país. Abogamos porque el plazo a ser aprobado por el Congreso Nacional considere los tiempos requeridos para la efectividad de las medidas”, indicó el presidente del Conep.

Mientras,  el presidente del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia), Dionisio Navarro, advirtió que sería una contradicción que aún cuando la cantidad de infectados por el virus no ha bajado, se decida abrir espacio para que las empresas, las industrias y el país en general abran. Dijo que el Gobierno tiene un gran reto. “Por un lado tiene la presión y el pedido de diversos sectores para que permita una apertura de las actividades y por el otro está la cuestión de la salud”, sostuvo.

Desde el punto de vista de la Federación Dominicana de Cámaras de Comercio (Fedocámaras), es imperante que se produzca la extensión del periodo de cuarentena por causa del Covid-19, pero sugirió que la misma venga acompañada con la presentación de un plan de apertura gradual del comercio de manera inmediata.

El presidente de Fedecámaras, Claudio Fernández Martí, mediante una comunicación enviada al presidente en funciones del Senado de la República, Arístides Victoria Yeb, estableció, que se hace imperante que esa extensión venga acompañada con la presentación de un plan de apertura gradual del comercio de manera inmediata, que garantice la reactivación de los distintos sectores económicos del país que se han visto duramente afectados por los efectos de la crisis mundial generada por esta pandemia.

 El Codia consideró que antes que proponer un levantamiento de las medidas de contención, para permitir una reapertura de la actividad económica, es importante que se vea una tendencia a la baja del coronavirus y que la curva se aplane. “Pero esto ha ido en aumento y los casos han sido más cada día de contagiados. Aunque hay preocupación por parte de los empresarios y los sectores productivos, lo prioritario aquí debe ser la salud”, advirtió.

Dejó claro que “debemos ir buscando la forma de ir abriendo, pero siempre tratando de que la cantidad de contagios sea menor”.

El gremialista planteó que sería importante que pudiera darse un consenso entre los diversos sectores y el Gobierno, que conduzca al equilibrio entre el aspecto económico y el de la salud. “Yo pienso que el Gobierno puede darse un compás de espera y en ese intervalo de tiempo (el que concederá el Congreso para la extensión de la cuarentena) diseñar un programa que garantice que habrá el menor daño posible”, expuso.

El Codia ha estado analizando, entre su miembros y directivos, el caso de la construcción, porque se trata de una actividad que dada la cadena que envuelve, incide en otros sectores.

“Es un tema importante que hemos analizado. Te recuerdo que nosotros llegamos a sugerirle al Gobierno imponer el toque de queda las 24 horas del día, de viernes a lunes, es decir, los fines de semana”, indicó.

Pero  independientemente de cuando inicie la reapertura de la economía, los negocios deben ir preparándose y tomar en consideración factores como el tamaño espacios de trabajo, el diseño del sistema de ventilación,  la ubicación de los colaboradores e identificar las poblaciones de riesgo, para aplicar medidas eficaces de control y prevención contra la Covid-19, sugiere el consultor  en prevención, ambiente y sustentabilidad laboral Yury Durán.

El especialista considera que cada empresa deberá evaluar cuáles son las adecuaciones que debe hacer en sus estaciones para garantizar la separación y el cumplimiento del distanciamiento social y las medidas de higiene, en la nueva normalidad post coronavirus.

 "Sobre cuándo pasará, la economía está dando señales por muchos lados que no resistirá mucho tiempo el cierre, y el Gobierno se verá obligado a abrir. La clave es cuándo”, sostiene Durán.

Desde su óptica, debe hacerse de forma escalonada, según sectores prioritarios  y capacidad de implementar controles para evitar contagios, y así no resulte peor el remedio que enfermedad. “Debe haber además compromiso en la implementación de controles y monitoreo del cumplimiento y efectividad", señala

El consultor destaca  en la medida de lo posible hay que  continuar el trabajo desde casa el mayor tiempo, pero aquellos que no presentan las condiciones para llevar el trabajo remoto, deben evaluar el espacio y designar el menor número posible de colaboradores en una misma área o espacio. "Limitar la mezcla entre grupos de personas, como por ejemplo escalonado los horarios de entrada y salida del trabajo, la hora de almuerzo, entre otras y es conveniente cancelar o posponer eventos especiales o innecesarios”, agrega.

"Debemos adaptar el plan de preparación para emergencias para hacer frente a las crisis sanitarias y las pandemias, y así están mejor preparados para formular una respuesta rápida, coordinada y eficaz, adaptando las medidas a la situación de emergencia. Las evaluaciones de riesgo garantizarán que los controles contra el riesgo de contagio se adapten a los procesos, las condiciones de trabajo y el personal y se debe garantizar que las medidas para mitigar el contagio no introduzcan riesgos nuevos", expresó a elCaribe.

Para reducir el contagio a trabajadores sanitarios y de urgencias, expuso que se deben aplicar controles de ingeniería para reducir propagación y contaminación de superficies y medidas administrativas para prevenir comportamientos de riesgo.

En el caso de los trabajadores de farmacias, supermercados, bancos, servicios de reparto, así como los que se encuentran muy concentrados en espacios limitados, requieren la aplicación de medidas adecuadas de salud y seguridad por parte de sus empleadores.

"El trabajo en casa deberá seguir durante un tiempo y deberán adecuarse los protocolos para ello, pues los trabajadores en casa lo hacen por mucho más tiempo y no hay ergonomía laboral, lo que indudablemente también produce mucho estrés", dijo.

 Las organizaciones que componen el sector construcción expresaron el miércoles que se ha debido realizar grandes esfuerzos para salvaguardar el empleo, la productividad y la generación de divisas, tan necesarias para el buen desenvolvimiento de la economía. Así lo plantean las  instituciones del ramo construcción, a través de un documento de prensa.

Indicaron que “las acertadas medidas que ha estado tomando el Estado y que, al efecto, van de la mano con las recomendaciones establecidas en los protocolos de los organismos internacionales, están dando resultados, y deben continuar hasta que se logre mejores índices de reducción en cuanto a la propagación y contagio del coronavirus.

Sin embargo, aclaran que eso no significa que los sectores productivos continúen paralizados.

“Es importante continuar con las medidas de distanciamiento social, y el estado actual de emergencia nacional mientras se hace una flexibilización escalonada de las restricciones económicas establecidas, permitiéndonos operar en un equilibrio que garantiza la reactivación económica sin debilitar la lucha contra esta pandemia”, indican.

Entre las instituciones –firmantes de un documento de prensa sobre el tema- figuran la Cámara Dominicana de la Construcción (CADOCON), el Instituto Dominicano del Concreto (INDOCON), la Asociación de Constructores y Promotores de Viviendas (ACOPROVI), la Asociación de Promotores y Constructores de Viviendas del Cibao (APROCOVICI), la Asociación Dominicana de Ferreteros (ASODEFE), la Asociación Dominicana del Acero (ADOACERO), la Asociación Nacional de Contratistas de Obras Civiles (ANCOCI) y la Asociación Dominicana de Productores de Cemento Portland ( ADOCEM). Sostienen que aun cuando la incertidumbre se mantiene sobre el avance del Covid-19, es el momento para que todos los operadores económicos y, por supuesto los agentes sociales, apoyen al gobierno en la lucha para superar la grave crisis sanitaria mientras se mantiene en la medida de lo posible en las actuales circunstancias, la actividad económica en el país.

Plantean que se debe dar prioridad a los sectores en función del bienestar social y valor económico que generan, pero también será fundamental considerar que sean actividades que representen un bajo riesgo de transmisión del virus Covid-19. “La industria de la construcción conjuga todos estos factores”, aseguran.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEEUU alerta de que ‘hackers’ chinos intentan robar información sobre el coronavirus
Noticia siguienteRamón Pepín: “Agradecemos colaboración de nuestros hermanos bomberos de PR; pero Duquesa no es un tema de bomberos”