Comerciantes inician a abrir sus puertas con esperanza de recuperar lo perdido              

Foto. Kelvin Mota

Con el inicio este miércoles de la primera de las cuatro fases del plan de “desescalada” de las restricciones impuestas por la COVID-19, comerciantes comienza a abrir sus puertas con la esperanza de recuperar los ingresos que perdieron durante los dos meses que tuvieron que cerrar.

De acuerdo con lo estipulado por el Gobierno, en esta fase (que inicia hoy) se permite operar parcialmente a empresas según tamaño y número de empleados, pero no  se trata de una apertura general, ni de regreso total a la normalidad productiva.

Para Ignacio Pérez, quien tiene un puesto de reparación de electrodomésticos, la reapertura gradual le ha caído como anillo al dedo, pues no estaba percibiendo sus ingresos y las deudas que les aquejan continúan con su curso.

“Eso es duro, imagínate, uno pagando renta y con el negocito cerrado”, expresó al conversar con reporteros de este medio.

En la tan concurrida avenida Duarte, la mayoría de las tiendas y otros negocios se preparan para recibir a la gente.

José Agustín, empleado de una tienda de telas, que funciona en esta zona, considera que “todo eso que dijo el presidente (con relación a la desescalada), todo eso fue un milagro”.

“Uno estaba cansado ya, estropeado”, agregó.

De igual forma los negocios informales, por ejemplo de jeans, maletas, y demás artículos, instalados  en las aceras de esta avenida ya se encontraban listos a la espera de los ciudadanos  interesados en estos productos.

El tránsito en la zona, se parece a los días en los que el coronavirus no hacía sus efectos.

En un recorrido realizado por elCaribe se observó a varias personas desplazándose por la zona y otros con fundas de compras que ya habían realizado.

En otros lugares, centros de reparación de vehículos, gomeros y ferreterías ya tenían sus puertas abiertas, y en muchas de ellas unos cuantos clientes abasteciéndose de lo necesario.

¿Qué contempla esta fase?

Esta fase contempla que la vuelta al trabajo debe estar acompañada de la aplicación de protocolos obligatorios de prevención.

Las microempresas que tienen, por ejemplo 10 empleados, podrán trabajar hasta 5 empleados o no más del 50% del personal.

En las pequeñas empresas, que son aquellas que poseen de 10 y 50 empleados, podrán trabajar un mínimo 10 personas y no más del 50% de sus empleados.

 Mientras, las empresas medianas y grandes deberán operar, como máximo con el 25% del personal en la primera fase.

Siguen cerradas las fronteras tanto marítimas como terrestres y aéreas y en todos los sectores, sin excepción.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAlcalde SDE y rectora Polanco aseguran ciudad universitaria en SDE descongestionaría la UASD
Noticia siguienteMcKinsey & Company estudia el impacto del Covid 19 sobre la economía mundial