Revista resalta ecoturismo en las provincias San Juan y Elías Piña

Compartir
Monseñor José Dolores Grullón, obispo de la Diócesis de San Juan de la Maguana.

Fueron puestos en circulación dos nuevos volúmenes de la revista ECOS-RD, dedicados a promover las provincias San Juan y Elías Piña como destinos ecoturísticos de la región sur.
La publicación recoge el potencial natural, turístico y ecoturístico que poseen ambas provincias.

El obispo de la Diócesis de San Juan de la Maguana, monseñor José Dolores Grullón Estrella, en un mensaje agradeció al periodista Alcides Díaz, editor de la revista, por conocer y valorar las potencialidades que tienen ambas provincias para el desarrollo ecoturístico que tienen ambas provincias.

En el caso de Elías Piña, Grullón Estrella observó que figura como la provincia que tiene el Índice de Desarrollo Humano Provincial más bajo del país.

“Pero cuando uno recorre esta provincia con visión de futuro descubre que está llena de posibilidades”, dijo Grullón Estrella, quien funge como colaborador de la revista.

Riqueza natural

De su lado, el editor de la revista, Alcides Díaz, indicó que el trabajo realizado en la provincia San Juan le proporcionó la oportunidad de conocer la belleza de la riqueza natural de dicha provincia y al mismo tiempo conocer y tratar de cerca de una figura con formidables valores humanos, como lo es monseñor José Dolores Grullón Estrella. Dijo sentirse orgulloso, sabiendo que aún quedan muchas cosas que enseñar, por lo extraordinario que es la provincia de San Juan.

Al referirse a Elías Piña, sostuvo que los pueblos de esta provincia son preciosos y con recursos naturales extraordinarios.

“En Bánica, por ejemplo, el Cerro de San Francisco es una propuesta de altos quilates para su desarrollo. Sus calles anchas y limpias; su río Artibonito y su comercio con Haití son potencialidades a su favor”, indicó el editor de la revista ECOS- RD.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anterior«capital», con «c» minúscula
Noticia siguienteHoy recuerdo a Licelott