Conflictos en La Mulata III terminaron en un tribunal

    11

    Los conflictos de convivencia en el proyecto habitacional La Mulata III,  en Sosúa, no solo fueron objeto de denuncias por ante las autoridades de Puerto Plata.

    El caso llegó a los tribunales , cuando se le ordenó a la compañía Inversiones Odermatt, representada por Peter Brunck, el cese de la perturbación del derecho a las áreas comunes que en el residencial tenían los alemanes Juergen Deorr, Agnelika Karin Doerr y compartes.

    La decisión de la Segunda Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia de Puerto Plata, septiembre del año pasado, ordena además que se restablezca a Deorr y compartes el agua potable suministrada por los pozos instalados en esa comunidad, el libre tránsito por las instalaciones de la planta eléctrica que es de uso común y abrir el portal interior localizado en la calle Berg del proyecto. 

    La decisión fue adoptada por la jueza suplente Carolina Castro del Rosario, acogiendo un recurso de amparo interpuesta por Deorr y otros nueve residentes en la Mulata III.

    Los amparistas reseñan, en su escrito, que sus propiedades están en los mismos terrenos de la compañía Odermatt y que Brunck, como gerente de esta, primero les fue cortando el agua, luego la luz y después le negó el acceso a un camión que iría a perforar un pozo.  Las autoridades habían recibido quejas de que Brunck le cortaba los servicios a quienes disentían de su forma de practicar la doctrina.

    Arsenal
    El pasado año en La Mulata III, las autoridades decomisaron un arsenal de armas de guerra, ya que la supuesta secta que dirige Brunck se preparaba para el fin del mundo, y guiados por la hambruna los dominicanos atacarían el lugar, por eso se preparaban.

    Según uno de los policías presentes en el allanamiento se llevaron RD$60 millones, sin embargo, al reclamar lo sustraído los residentes en el lugar realizaron un inventario que asciende a RD$30 millones.

    Durante esa operación un alemán resultó muerto y tres oficiales heridos, los implicados en el caso fueron sometidos a medidas de coerció
    Denuncias de estafa rondan a Brunck

    En declaraciones a las autoridades, uno de los alemanes residentes en La Mulata III dijo que Brunck había cambiado el concepto de su doctrina, por eso disentían, que estaba siendo buscado por estafa de más de un millón de dólares, que engañaba a futbolistas que lo buscaban por lesiones físicas, le colocaba una pequeña computadora, “la cual era un engaño.