Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Rosas para el alma

El tiempo

-

El  tiempo ya no nos domina, la fe sí. Es posible que sientas que no tienes tiempo, ni deseos de esperar, pero si tienes a Dios, tiene sentido reconocer que El está haciendo algo al respecto. 

Abraham le creyó a Dios esperanza contra esperanza, Dios le habló para darle un hijo legítimo que se multiplicaría en una gran descendencia. Mucho tiempo pasó antes de que El le hablara nuevamente;  su carne se debilitó y sus fuerzas se agotaron, pero su esperanza estaba intacta, sabía que Dios tenía un plan especial para él. 

Dios nunca abandona sus planes y propósitos. Esperanza es fortaleza y resistencia, es perseverancia, sepamos entonces que podemos quebrantar la desesperación, la impaciencia y aún resistir el cansancio.  Esperar no es simplemente no desmayar, es estar firme de que lo que esperas Dios mismo lo traerá a ti. l


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Un sueño muy realista

    Soñé que vivía en un país que tenía un pentatlonista cojo, un cuarto bate mocho, un locutor tartamudo, un juez serio, un oidor sordo, un oculista tuerto, un fiscal honrado, un presidente mudo...Perdón, rectifico: un pentatlonista mocho, un cuarto

  • ¿Pacíficos?

    EL “desarme de la población” es un tema recurrente, sin concretizarse nunca ninguna medida en su efecto. Así continuará, pese a anhelos del buen Francisco Domínguez Brito, procurador general. Difícilmente nuestros gobiernos, eminentemente…

  • Desarrollo humano frente a la pobreza y la desigualdad

    Respecto a uno de mis artículos anteriores hay una pregunta pendiente. ¿Por qué el grueso de las naciones que Andrés Oppenheimer enlista entre las que han dado el gran salto social y económico para competir, incluso con países del mundo desarrollado

  • Marché de Okazión (y 2)

    El roce de humanidad desbordada, el ruido mezclado de músicas diversas, el “jorgorio”, el típico irrespeto al espacio vital ajeno, tan cercano que parece antesala de un abrazo o preludio de un beso de saludo; el típico hablar ‘’gritao’’R




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar