El poderoso Blas Peralta: Cara a cara con la justicia

Los conflictos y choques en los que se ha visto envuelvo el empresario del transporte Blas Peralta vienen de lejos y no han sido de un tipo exclusivo.

Blas Peralta ha estado preso por estafa, la organización de transporte de carga que dirige ha sido asociada por el sector empresarial-industrial a acciones vandálicas y monopólicas y ha tenido problemas con otras organizaciones miembros de su sindicato que han optado por formar “parcela aparte” de la Federación Nacional  de Transporte Dominicano (Fenatrado)

Ahora, se le vincula a la muerte a tiros del exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo,  Mateo Aquino Febrillet, y de acuerdo con informaciones ofrecidas por la Fiscalía del Distrito Nacional, todo indica que tiene responsabilidad.

“Las pruebas testimoniales, audiovisuales, periciales y forenses comprometen la responsabilidad penal del imputado Blas Peralta”, ha dicho la Fiscalía.

 De la forma violenta y temeraria como se maneja Peralta –a través de su sindicato- han hablado en diversas ocasiones y escenarios el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), la Asociación de Industrias de República Dominicana, la Asociación de Comerciantes e Industriales de Santiago (ACIS), la Cámara Americana de Comercio (AMCHAMDR), al Asociación Dominicana de Exportadores y la Asociación de Navieros de República Dominicana (ANRD).

Esta última (la ANRD)  reclamó a través de su presidente, Teddy Heinsen, el 1 de julio de 2015, la intervención del Gobierno para desarticular el monopolio que según esa entidad controla a la fuerza y en ocasiones bajo amenazas la Fenatrado, encareciendo el transporte terrestre de carga. 

En esa ocasión, Heinsen sostuvo que “las autoridades están en la obligación de proveer protección a aquellas empresas que quieran incursionar en el negocio del transporte terrestre en los puertos, al margen de la Federación Nacional de Transporte Dominicano”.

Y agregó: “Estamos en condiciones de garantizar un servicio más eficiente y económico que el que suple el sindicato de Fenatrado. Lo que pasa es que hemos estado dentro de un régimen que cuando uno entra como independiente, lo que hacen es quemarle el camión, y de esa manera nadie se atreve a hacer una inversión que justifique una rentabilidad dentro de un puerto”.

No fue la primera ni la última vez que Fenatrado “salió bailando” en un tema de transporte y violencia. En agosto de 2014, la Corte Laboral del Distrito Judicial de Puerto Plata se pronunció sobre el particular, con una sentencia de la que se dijo eliminaba el monopolio que mantenía el sindicato de camioneros y furgoneros en los muelles para retirar las mercancías, con lo cual afectaban a decenas de empresarios de la región.

En ese momento, ACIS, a través de su presidente Sandy Filpo, manifestó que con la sentencia se autoriza también a los empresarios (a los que decidan por cuenta propia, sin usar los servicios de Fenatrado) retirar sus mercancías con sus unidades motorizadas.

En distintas ocasiones (una de ellas el día 26 de enero de 2011) el Conep denunció que Fenatrado mantiene un monopolio en el traslado de cargas que afecta gravemente la competitividad de las empresas y  tiene un efecto negativo en los precios de los artículos y bienes de consumo masivo.

El elemento común –cuando las instituciones critican el monopolio- es que siempre surgen las palabras “violencia y amenazas”, dejando claro que esa es la práctica que usa Fenatrado para imponer su ley y orden, en los puertos y en las calles.

Blas Peralta se ha visto la cara con la justicia varias veces y en la mayoría de las veces se ha impuesto. En una ocasión figuró en expediente  por corrupción junto exfuncionarios del gobierno encabezado por Hipólito Mejía, vía el Plan de Renovación vehicular (Plan Renove). En ese caso, se trató de una estafa contra el Estado por más de RD$1,800 millones. El presidente de Fenatrado fue condenado en 2007 a seis meses de prisión correccional y al pago de dos millones de pesos, acogiendo circunstancias atenuantes. La condena la había dispuesto la Primera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional y en 2008 la Suprema Corte de Justicia (SCJ) la ratificó.

 En 2009 se le vinculó  con la muerte del sindicalista Camilo Lespin Almonte, en un incidente entre chóferes y agrupaciones. Salió libre de ese caso y se condenó en cambio a Dionicio de Jesús López Hernández a 20 años de prisión por ese crimen.

Cuando Manuel Diez, presidía el Conep,  llegó a decir (y eso lo registran publicaciones periodísticas) que “las prácticas monopólicas de Fenatrado violan la Constitución de la República y atentan contra el estado de derecho establecido en el país”.

“La Constitución es clara en cuanto a que prohíbe el establecimiento de monopolios y prácticas como las que acostumbra a realizar Fenatrado por las acciones de fuerza, sin fundamento legal”, dijo Diez Cabral.