El Caribe

Almuerzo Semanal

Impuestos en la RD sacan del camino al seguro de vida

-

Compañías dejan de asegurar US$150 millones cada año, mientras que el Estado deja de percibir RD$700 millones

Miguel Villamán, presidente de la Cadoar, dijo que el seguro de vida está gravado con un 16%, por lo que muchas personas prefieren comprarlo en el exterior.
Miguel Villamán, presidente de la Cadoar, dijo que el seguro de vida está gravado con un 16%, por lo que muchas personas prefieren comprarlo en el exterior. (Juan T. Valenzuela)

El sector seguro de República Dominicana está dejando de asegurar el equivalente a US$150 millones anualmente por concepto de seguros de vida y la causa de eso tiene que ver con la carga de impuestos que se le coloca a ese ramo.La información la ofreció ayer el presidente ejecutivo de la Cámara Dominicana de Aseguradores y Reaseguradores (Cadoar), Miguel Villamán, entrevistado en el Almuerzo Semanal de Multimedios del Caribe. Cuando el directivo habla del dinero que deja de percibirse, se refiere –concretamente- a que “dada la carga interna que existe, la gente prefiere comprar el citado seguro en el exterior, donde no tiene impuestos”.

“Cuando éramos más jovencitos, nosotros veíamos mucho el llamado agente de seguro de vida, que era una persona que llegaba a venderte un seguro de ese tipo a tu propia casa, pero hoy no hay. No se puede vender el seguro de vida individual porque -paradójicamente- mientras en los demás países ese seguro está exento de impuestos, en el caso de República Dominicana está gravado con un 16%, que es un impuesto selectivo, porque aquí el seguro ha sido considerado como un bien de lujo”, dijo Villamán, observado atentamente por Héctor Corominas Peña, presidente de Cadoar; Moisés A. Franco Llenas, primer vicepresidente, y Nelson Hedi Hernández, segundo vicepresidente. Todos ellos les acompañaron al encuentro.

El Impuesto Selectivo al Consumo es uno que grava los bienes de lujo y que desincentiva el consumo de aquellos que no son vitales para la vida de las personas, como los que conducen al vicio. “Increíblemente, a nosotros nos tienen como un selectivo”, planteó el presidente de Cadoar con cierta desazón.
Y agregó que “el Gobierno, cuando uno le presenta un servicio que hay que exonerar de impuestos enseguida te pide que le busque con qué compensar eso que está percibiendo por los impuestos y que dejaría de percibir si hace la exoneración. Sin embargo, hoy no está recibiendo nada por concepto del seguro de vida”. De acuerdo con cálculos realizados por la Cámara Dominicana de Aseguradores y Reaseguradores, si el Gobierno desgravara el seguro de vida, saldría ganando (el Estado) casi RD$700 millones. ¿Pero cómo recibiría el beneficio si lo desgrava?, le pregunta el director de elCaribe, Osvaldo Santana, al presidente de la Cadoar.

“Es sencillo… asumiendo que las compañías de seguros se ganen el 10%, que puede ser más,… impuestos del reaseguro (…) todo reaseguro que llevan al exterior tiene que pagar un 2.7% de cada peso de prima. Los agentes se reactivarían y yo tendría que retenerles el 10% de impuesto a los agentes y todo lo que conlleva, más los empleos que se generan, porque habría que contratar gente para vender el seguro. Si yo sumo esos ingresos y les resto el lesivo impuesto que recibe, el Gobierno va a tener 700 millones de pesos más de impuestos, contrario a lo que pasa ahora, que no recibe nada porque el seguro no existe”, explicó.

El otro agravante, según advirtió Nelson Hedi Hernández, es el hecho de que los US$150 millones que no se compran de seguros de vida en República Dominicana, la gente se va al exterior para adquirirlos. “Pero esos dólares hay que comprarlos aquí para llevarlos a pagar el seguro en otras naciones”, dijo. La esperanza que tiene Cadoar es que en un futuro pacto fiscal (tema vigente hace tiempo) se tome en cuenta su pedido o propuesta de exoneración de impuestos. “Le hemos mostrado los cálculos al presidente Danilo Medina, pero el mensaje que nos ha dado es de reducir al mínimo la cantidad de bienes y servicios exentos de impuestos”, apuntó.

Nelson Hedi explicó que la Cadoar, como parte del pacto fiscal, pedirá exoneración de impuestos para el seguro de vida y que se haga un cambio en los demás seguros gravados con el Impuesto Selectivo al Consumo, para que queden con el Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS). Parecería contradictorio ese pedido, ya que el impuesto selectivo es un 16% y el ITBIS un 18%. Lo que ocurre, explicó Villamán, es que con el último, tanto los clientes, como las propias aseguradoras pueden compensar porque es posible reducirlo de las compras que se hacen.

“Actualmente, el impuesto que pagamos es un gasto para nosotros, porque el impuesto que grava nuestro principal ingreso (el Selectivo al Consumo) no es compensable, sino un impuesto único. El ITBIS me permite que lo que pago al Estado por los bienes y servicios que yo venda pueda luego compensarlos por los bienes y servicios que yo compro. Lo propio pueden hacer los asegurados”, sostuvo el presidente ejecutivo de la Cadoar.

En sentido general, el 70% de los seguros que se venden en el país es de manera “obligada”, según los cálculos de la cámara. “Si usted compra un carro tiene que sacarle el seguro; tiene un seguro de la AFP y si usted es ingeniero y va a realizar una obra tiene que comprarse una póliza. Si es proveedor del Estado tiene que buscarse una fianza con una compañía de seguros. Si lo vemos desde el punto de vista de aquello que no es obligatorio, aquí no hay casi nadie asegurado”, dijo Miguel Villamán. Y para despejar las dudas que pudieran tener el subdirector de elCaribe, Héctor Linares; el jefe de Redacción de Apertura, Héctor Marte, o la editora de elCaribe digital, Sandra Guzmán, expresó lo siguiente: “De tres millones de viviendas que dice la Oficina Nacional de Estadística que hay en el país, solo hay aseguradas 14 mil de manera voluntaria”.

Lo peor, dice Villamán, es que esas 14 mil son “segunda vivienda”. Eso que plantea significa específicamente que si una persona posee dos casas, solo asegura una de ellas, que muchas veces es aquella en la que no está residiendo. “Lo que pasa es que la gente entiende que el seguro es caro. La gente no entiende que está haciendo una inversión. Es una preocupación que le hemos llevado a los diferentes gobiernos. La gente se acuerda de las compañías aseguradoras cuando tiene una pérdida”, sostuvo.

El peor ejemplo en el país viene desde el Gobierno

De acuerdo con los datos ofrecidos ayer por la Cadoar, el Gobierno no es un buen ejemplo, cuando de aseguramiento se trata. Por ejemplo, del Metro de Santo Domingo, una obra que implicó el gasto de millones de dólares, solo los vagones están asegurados. “Y están asegurados porque la aseguradora ha estado insistiendo en que los aseguren. Realmente, lo que cuesta del Metro no son los vagones, sino la obra de ingeniería. El día que haya un terremoto, cómo nos vamos a hacer”, se preguntó Miguel Villamán en la conversación con este diario, de más de una hora. Entre las pocas obras y estructuras estatales aseguradas citó los bancos de Reservas y Central. “Aquí el Estado debía poner el ejemplo, pero tú te encuentras con vehículos del propio Estado que andan sin seguros”, dijo Villamán.

Las inversiones del sector seguro en el país alcanzan los RD$30,000 millones. Esas inversiones que van hacia el desarrollo, están establecidas por ley, como una cuestión con la que deben cumplir los seguros, explicaron ayer tanto Moisés A. Franco Llenas, como Miguel Villamán. En eso figuran las emisiones que hace el Gobierno a través del Banco Central y el Ministerio de Hacienda y otras modalidades, que la ley permite invertir en porcentajes.

En general, el sector seguros en República Dominicana está compuesto por 31 compañías de las cuales 17 son miembros de la Cadoar. Las primeras diez compañías manejan el 90 por ciento del mercado.

Hacen el aporte más bajo al PIB, medido en región

El presidente ejecutivo de la Cadoar aseguró que el mercado de seguros en el país no está monopolizado y favoreció que haya competencia. Informó que a principios de año se aprobaron dos compañías y se han autorizado otras, como es el caso de Cuna Mutual, que es una compañía norteamericana. “Aún cuando los aseguradores representados en la cámara hemos estado opuestos a que se sigan otorgando licencias, la Superintendencia de Seguros ha emitido una que otra resolución aprobando compañías y también aprobando la venta de otras compañías”, dijo el presidente ejecutivo de la Cadoar.

En el país el sector seguros penetra el 1.19% del producto interno bruto dominicano, siendo el más bajo de América Latina, calcula la organización que agrupa las empresas de esa actividad.


ADEMÁS EN PANORAMA




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente