El Caribe

Recursos

Instituciones firman acuerdo a favor de ríos

-

El ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, habla sobre la importancia del agua.
El ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, habla sobre la importancia del agua. (Juan Tomás Valenzuela)

Diversas instituciones nacionales e internacionales expresaron su preocupación por el recurso agua y su aprovechamiento por parte de la población.En ese sentido, con motivo del Día Internacional del Agua, el Fondo de Agua Santo Domingo y el Ministerio de Medio Ambiente firmaron ayer un acuerdo que procura restaurar las cuencas hidrográficas en los ríos Haina, Nizao y Ozama.

El acuerdo fue firmado por Francisco Domínguez Brito, ministro de Medio Ambiente, y Juan Roberto Amell, vicepresidente del Fondo de Agua Santo Domingo, en el contexto del primer Congreso Nacional de Recursos Hídricos, Agua y Saneamiento organizado por la Mesa de Coordinación Nacional del Recurso Agua.

Las entidades procuran con este acuerdo gestionar de manera integral las acciones de restablecimiento de las cuencas hidrográficas que se han estado llevando a cabo en los ríos Haina, Nizao y Ozama, los cuales proveen de agua a la ciudad de Santo Domingo.
Tanto el Fondo de Agua como Medio Ambiente se comprometieron con ese convenio a desarrollar iniciativas para garantizar la restauración ecológica de las cuencas y la recuperación de la funcionalidad de los ecosistemas productores de agua.

El pacto implica que ambas partes trabajarán para mejorar la percepción y entendimiento de la sociedad sobre las acciones de las personas que afectan la salud de los ríos, con la creación de condiciones para un diálogo abierto entre ciencia y sociedad.

Asimismo, según nota de prensa, procurarán proveer apoyo logístico para velar por la protección de las inversiones realizadas y promocionarán las actividades asociadas al manejo sostenible del agua.

Domínguez Brito señaló que “las alianzas público-privadas han contribuido históricamente con el desarrollo de la ecología a nivel nacional, y en el caso del agua no será la excepción”. El funcionario valoró el trabajo del Fondo de Agua Santo Domingo y se expresó confiado del éxito del acuerdo en beneficio de las generaciones futuras.

Entre tanto, Juan Roberto Amell expresó su satisfacción por concretar el acuerdo, y aseguró que el crecimiento del programa es parte del compromiso de las empresas con el medio ambiente y los recursos naturales.

Priorización de Ley de Aguas

Por otro lado, el movimiento cívico Participación Ciudadana abogó por un marco legal que permita el aprovechamiento y conservación de los recursos hídricos, al enfatizar que se trata de una demanda que el sector ambiental sostiene desde hace más de una década.

“Se hace urgente la aprobación de una Ley de Aguas que defina mecanismos para su conservación y uso sustentable a través de políticas públicas integrales; delimite las responsabilidades institucionales con relación a su administración y protección; asegure una gestión consciente y compartida de los recursos hídricos”, señaló.

Advirtieron que el Estado debe “garantizar espacios de reflexión que integren a expertos y actores vinculados a la temática para lograr un consenso sobre el proyecto de ley, así como motivar su pronta discusión en el Congreso Nacional”.

Además, dijeron que “la reducción en la disponibilidad de agua debido al aumento en el consumo y a los cambios climáticos nos deben obligar a buscar acuerdos en beneficio de la población y de los intereses del país”.

ONU plantea nuevo uso para aguas residuales

Según un nuevo informe de las Naciones Unidas (ONU), la reutilización de aguas residuales urbanas puede favorecer a la agricultura y disminuir presión sobre los recursos naturales de América Latina y el Caribe. La información está planteada en un informe presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), sobre el desarrollo hídrico mundial. El Informe Mundial sobre Desarrollo del Agua 2017 señala que las aguas residuales urbanas se deben a la expansión poblacional.

La necesidad de invertir en sistemas de drenaje 

“Se necesitan aproximadamente 34 mil millones de dólares para la expansión de los sistemas de drenaje de aguas pluviales, lo que reduciría la contaminación resultante de la escorrentía urbana incontrolada. Aguas residuales tratadas podrían abastecer a ciudades”, indica la ONU. Expresa que las aguas residuales urbanas todavía se consideran en gran parte como desechos, en lugar de ser vistas como una fuente potencial de suministro de agua que puede reducir sustancialmente la presión sobre el medio ambiente.


ADEMÁS EN PANORAMA




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente