Taiwán entrega a FEDA más de US$160 mil para desarrollar industria del bambú

256
El embajador de la República de China (Taiwán), Valentino Tang entrega los fondos al director del FEDA, Casimiro Ramos
El embajador de la República de China (Taiwán), Valentino Tang entrega los fondos al director del FEDA, Casimiro Ramos

Santo Domingo.-  El embajador de la República de China (Taiwán) entregó al  Fondo Especial  para el Desarrollo Agropecuario (FEDA) un monto de US$162,686.00 dólares, como tercera partida de los US$1,383,772.00 del total asignado al Proyecto Habilitación de la Industria del Bambú en la República Dominicana (PROBAMBU).

 La donación fue recibida por el director del FEDA, Casimiro Ramos, quien  agradeció en nombres del Gobierno dominicano  la colaboración y empeño de Taiwán para fortalecer la industria del bambú. Además, destacó  la fortaleza de las relaciones entre ambos países la cual dijo  se consolida cada día más.

Igualmente, durante la entrega, el embajador Tang  detalló que el primer y segundo desembolso fueron destinados a la compra de maquinarias, equipos y la nave industrial que se construye en Juma-Bonao y a cubrir el costo de capacitación de estudiantes de las diferentes universidades del país y del personal técnico que operara en la nave.

“Los recursos que estamos  entregando corresponden al año 2017 y serán utilizados para seguir cumpliendo con el principal objetivo de este proyecto, que es la industrialización de la actividad del bambú, usando materia prima sustentable y renovable elaborando productos de calidad” expresó el diplomático. .

Asimismo, agregó que durante la ejecución del proyecto, se estará fomentando la utilización de este recurso renovable así como también la siembra, para fortalecer la conceptualización y uso del mismo y de esta manera asegurar la reserva de materia prima para uso en la nave industrial.

El embajador Tang  dijo que “con este proyecto, aseguramos que habrá un nuevo enfoque de la capacidad de producción del bambú y más personal capacitado disponible, lo que representa una mejoría en los productos elaborados, mejor calidad, un incremento de los ingresos económicos y una mejoría en la calidad de vida de los trabajadores del bambú y del área circundante.