Restos del pintor Ramón Oviedo serán cremados

    La muerte del maestro de las artes plásticas  Ramón Oviedo ha llenado de dolor a los artistas dominicanos y al país en general. Desde que se anunció ayer su fallecimiento, a los 91 años, las expresiones de tristeza y la valoración a su legado han acentuado cada mensaje de consuelo. 

    Tras conocer el deceso, el ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, destacó que Oviedo “deja como legado a todos los dominicanos y dominicanas su ejemplo de ciudadano y un legado cultural que fortalecen la identidad nacional”.

    “Oviedo fue exponente de  un repertorio de imágenes que permiten registrar la ardua, dilatada y fructífera persistencia de una personalidad artística con exquisita sensibilidad poética”, reconoció Rodríguez.

    Precisamente, uno de los más recientes galardones recibidos por Oviedo fue el “Premio Nacional de Artes Plásticas 2013”, de parte del Ministerio de Cultura, y que le fuera entregado por el propio cantautor José Antonio Rodríguez, quien exhortó a la población a rendirle un gran homenaje de despedida “del que es merecedor por su ejemplo de ciudadano y artista”. 

    Según se informó, los restos mortales de Oviedo serán cremados y posteriormente velados en la Funeraria Blandino de la Avenida Abraham Lincoln. 

    “Con la muerte del pintor Ramón Oviedo, maestro ilustre de la pintura, las artes plásticas sufren gran pérdida”, reconoció el senador Julio César Valentín, quien recordaba que también un día como ayer, pero de 2003, “se nos fue un gran artista de las artes plásticas y dirigente revolucionario, Silvano Lora”.

    Oviedo, quien nació en Barahona en 1924, había sido reconocido como “Maestro Ilustre de la Pintura Dominicana”, por el Congreso Nacional; recibió la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella (otorgada por el Gobierno dominicano en 1997) y la Condecoración Chevalier de l’ordre des Arts et des Lettres que emite el Ministerio de Cultura y Comunicación del Gobierno francés, entre otras distinciones nacionales e internacionales. 

    Oviedo fue autodidacta y estudió fotograbado y cartografía en Panamá. A su regreso a la República Dominicana, trabajó dibujo publicitario para las más importantes agencias del país de la época. 

    Se inició en el mundo de la gráfica y emerge como pintor a principios de la década de 1960. En 1964 comenzó a exponer sus trabajos en muestras colectivas. En 1966 realizó su primera individual. En 1965 fue miembro del Frente Cultural y en 1968 del grupo Proyecta. En 1972 participó en la Colectiva Nueva Imagen, realizada en Santiago de los Caballeros.

    Los 10 momentos 
    Una de sus últimas entrevistas la concedió a finales del pasado año al periódico elCaribe. Entre los “10 momentos” que marcaron la vida del hijo de Luis Santiago Oviedo y Ana Rosa Herasme, citaba que: “Yo he tenido momentos muy tristes en mi vida, pero soy una persona que comprendo que la muerte es un acto muy natural, como lo es la vida. 

    A mí se me han muerto seres muy queridos. Murió mi mamá y también mi papá y se me han muerto 10 hermanos y a todos los siento muchísimo, pero no soy un hombre de ponerme a dar gritos y desesperarme, porque yo entiendo que la muerte ha de venir en cualquier momento, como me va a llegar a mí también”.

    Entre los momentos  inolvidables que vivió, además, habló de la satisfacción de recibir cada premio que honró su invaluable legado artístico. “Cada obra es importante.

    Hay muchas, pero hay un puñado de obras que me hacen sentir muy bien, por una razón u otra. Algunas tienen un acabado con las que me doy cuenta que he llegado a interpretar la plástica y la cultura . 

    Y otras, porque han sido premios muy importantes, como el Gran Premio de Honor, que es otorgado por la evaluación de un jurado internacional que no me conocía; porque a veces en los concursos hay su rejuego para que premien a determinados concursantes. Me siento muy orgulloso, porque yo nunca he hecho nada de presión para lograr nada de lo que he logrado hasta ahora. 

    Nunca. Yo he dejado que las cosas discurran de la manera más normal posible y yo creo que lo mejor es cuando usted deja que las cosas fluyan de manera natural. Quienes han decidido premiarme es porque han visto que las obras valen la pena. Todo eso hace sentir bien al artista que ejecuta la obra, porque los premios son un estímulo. Cada vez que uno recibe un reconocimiento o un premio se siente muy agradecido”. l

    Murió rodeado de sus seres queridos

    La noticia sobre la muerte del reconocido pintor la dio a conocer su nieto, Omar Molina Oviedo, en Facebook, donde expresó que la noche del sábado fue “la más larga de mi vida”.  “Pero no ha sido en vano, porque acompañé hasta su último respiro, junto a mis familiares, a un hombre inmenso, a un forjador de sueños e ilusiones, y más que eso, a mi abuelo, mi padre y mentor”, escribió Omar.

    Además, le pidió fuerzas a Dios todopoderoso para soportar la partida debido a que, como según posteó, la presencia del pintor le daba “ánimos, seguridad, confianza y protección”. “Papá, no te olvidaré mientras esté en este terreno que es prestado y tú lo supiste aprovechar al máximo, impregnando tu huella y tu legado. Te amamos todos los que te pudimos disfrutar, inmenso maestro, la gloria eterna para ti Ramón Oviedo Herasme”. 

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorAsaltan a ex gobernadora de Santiago
    Noticia siguienteEllos se motivaron, únete al cambio