Desorden

Tenemos “escuela nacional” en crear leyes para después no tener voluntad o medios efectivos para hacerlas cumplir, vicio que sabrá Dios cuándo superaremos. Ahí está por ejemplo la ley de declaración de patrimonio, ideada como instrumento de transparencia gubernamental. Funcionarios y legisladores la violan olímpicamente y nada sucede. Se sabe así que la Junta Central Electoral está facultada por ley para regular la campaña electoral y así lo ha advertido de hecho a los partidos, pero de qué vale eso si no tendrá voluntad, carácter, garra y medios efectivos para hacerlo, como se teme. Entretanto, ordenó suspender las actividades proselitistas a destiempo y se reservó derecho de accionar ante cualquier incumplimiento y violación a dicha resolución. Qué esperanza.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anterior“Esta noche me embarazo” al Teatro Nacional
Noticia siguienteCodopyme: para subir salarios hay que reclasificar