Piscina de clavados debió entregarse en noviembre pasado

La piscina de clavados del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte está cerrada desde 2017.

El presidente de la Federación Dominicana de Natación (Fedona), Radhamés Tavárez, reconoció que los atrasos en la reparación de la piscina de clavados es la razón por la que los atletas Frandiel Gómez, José David Calderón y Jonathan Ruvalcaba entrenan en México.

“Desde que la piscina ha estado cerrada, ellos han estado entrenando fuera del país. Eso tiene lógica. Evidentemente ellos no pueden entrenar aquí porque no hay donde hacerlo. Desde 2017, los muchachos han estado viviendo prácticamente en Colombia y México. No tenemos donde ellos puedan entrenar”, apuntó Tavárez.

Sostuvo que el ingeniero, a quien se le adjudicó la importante obra, tenía previsto entregarla en noviembre del año pasado, pero que a la fecha los trabajos continúan inconclusos.

“Este señor nos quedó mal. El responsable de que eso esté así es él”, señaló el federado deportivo. Agregó, que para el día de hoy le enviarán una comunicación al ministro de Deportes, Danilo Díaz, donde le solicitarán una reunión con el ingeniero para que este explique de los atrasos en la piscina de clavados.

“A él no se le debe un centavo. Estuvimos indagando en el departamento financiero del Ministerio de Deportes y a ese señor se le ha cumplido al pie de la letra con todo lo que tiene que ver con las cubicaciones de la obra. Hay que ver cuál es la dejadez y qué es lo que ha ocurrido ahí. Él anda mal”, apuntó Tavárez.

El periódico El Nuevo Diario, en su edición del pasado lunes, publicó que los clavadistas Gómez, Calderón y Ruvalcaba se encontraban “exiliados” en México debido a que la piscina de esa disciplina, ubicada en el Centro Acuático del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, está fuera de funcionamiento. La reparación incluía la reconstrucción completa de la fosa de clavados, que desde varios años se encontraba fuera de uso, debido al deterioro de las bombas de agua.

El ministro de Deportes informó el año pasado, que la remodelación del Centro Acuático tendría un costo de 20 millones de pesos para la celebración del clasificatorio de natación para Juegos Panamericanos, de Lima, y Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Este centro, construido en 1974 y reparada para los Juegos Panamericanos de 2003, actualmente es usado por una matrícula de más de 800 atletas en distintas categorías. Es la principal instalación de natación del país, aunque existen otras en algunos pueblos, como Santiago, La Vega y otros que no tienen la misma capacidad.

Nadadores practicaban en diferentes clubes

El complejo acuático estuvo cerrado desde agosto del año pasado y los encargados de la obra se comprometieron entregarla tres meses después.

Ante esta situación, los atletas de la Fedona, la Asociación del Distrito Nacional y las diferentes escuelas que practican en la piscina olímpica, estaban distribuidos en el Albergue Olímpico y los distintos clubes de la capital, entre estos Naco, Arroyo Hondo, Boddy Shop y del Banco Central.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorBeltré se compromete a fortalecer a Acroarte
Noticia siguienteLuis Mercedes dará apertura a su torneo interno