Devastador

Los feminicidios continúan en los primeros planos noticiosos. No hay forma de sacarlos. Apenas hay días en que no se dé noticia de uno. Muy triste y deprimente fenómeno cotidiano y resulta más indignante y escandaloso cuando los feminicidios pueden prevenirse, pero las autoridades fallan. Casos de Anibel González y Juana Domínguez, cuyos verdugos salieron libres por acuerdos judiciales al parecer irregulares. Lo único que puede hacer entonces el Estado es actuar reactivamente, apresar y procesar al feminicida si no se ha suicidado tras cometer el hecho, cuando lo apremiante es que se aplique una efectiva política preventiva de feminicidios. Muerte y dolor; huérfanos y familias enemistadas, es lo que significa esta extrema situación de violencia contra las mujeres.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorRIP por el voto automatizado
Noticia siguiente¡Ajústate el corazón!