PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

MLB analiza jugar todos sus partidos en estadios de Arizona

Compartir

El béisbol de Grandes Ligas y sus jugadores están cada vez más centrados en un plan que les permita comenzar la temporada a principios de mayo y cuenta con el apoyo de funcionarios federales de salud pública de alto rango que creen que la liga puede operar de manera segura en medio de la pandemia del coronavirus, fuentes dijeron a ESPN.

Aunque el plan tiene una serie de posibles obstáculos, el mismo ha surgido por encima de otras opciones como el más probable para trabajar y ha sido aceptado por los líderes de la MLB y la Asociación de Jugadores de MLB, quienes se animaron ante la posibilidad del regreso del béisbol y el respaldo de los funcionarios federales, dijeron las fuentes

El plan, dijeron las fuentes, dictaría que los 30 equipos jueguen en estadios sin fanáticos en el área de Phoenix, incluido el estadio de los Arizona Diamondbacks, el Chase Field, 10 instalaciones de entrenamiento de primavera y quizás otros campos cercanos. Los jugadores, el cuerpo técnico y otro personal esencial serían secuestrados en los hoteles locales, donde vivirían en un relativo aislamiento y viajarían solo hacia y desde el estadio, dijeron las fuentes.

Los funcionarios federales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, así como los Institutos Nacionales de Salud, han apoyado un plan que se adherirá al aislamiento estricto, promoverá el distanciamiento social y permitirá que MLB se convierta en el primer deporte profesional en regresar a sus labores.

Las Grandes Ligas emitieron un comunicado este martes en el que indicaban que aunque sí se ha discutido un plan como ese de una sola localización, "no nos hemos decidido por esa opción ni hemos desarrollado un plan detallado".

"MLB ha estado considerando activamente numerosos planes de contingencia que permitirían que comience el juego una vez que la situación de salud pública haya mejorado hasta el punto de que sea seguro hacerlo", dijo la declaración de MLB. "Si bien hemos discutido la idea de organizar juegos en una ubicación como una opción potencial, no nos hemos conformado con esa opción ni hemos desarrollado un plan detallado. Si bien continuamos interactuando regularmente con funcionarios gubernamentales y de salud pública, no hemos buscado ni recibido aprobación de cualquier plan por parte de funcionarios federales, estatales y locales, o la Asociación de Jugadores.

"La salud y seguridad de nuestros empleados, jugadores, fanáticos y el público en general son primordiales, y no estamos listos en este momento para respaldar ningún formato en particular para organizar juegos a la luz de la situación de salud pública que cambia rápidamente causada por el coronavirus".

La fecha de regreso de mayo para el plan depende de una serie de preocupaciones que se disipan, y algunos funcionarios creen que un Día Inaugural en junio podría ser más realista, dijeron las fuentes. Lo más importante sería un aumento significativo en las pruebas de coronavirus disponibles con un tiempo de respuesta rápido, algo que fuentes familiarizadas con el plan creen que sucederá a principios de mayo y permitirá que las pruebas de MLB no disminuyan el acceso para el público en general.

Si bien los funcionarios de salud ven a los jugadores de MLB como candidatos de bajo riesgo para problemas relacionados con COVID-19 debido a su edad y estado de salud, el establecer protocolos para garantizar la salud y la seguridad de los mánagers, entrenadores, árbitros y otro personal de mayor edad es lo más importante para que el plan funcione, dijeron las fuentes.

La logística para llevar a cabo tal plan sería enorme y engorrosa en el lado de la liga y requeriría la aceptación de los jugadores, cuyas fuentes esperan que sean escépticos de separarse de sus familias por un período de tiempo indefinido, quizás hasta por 4½ meses, si la incapacidad para detener el brote de coronavirus impide que los equipos jueguen en sus estadios normales en 2020.

Aún así, existe la esperanza entre los líderes de ambos lados de que la combinación de recibir cheques de pago por jugar y el regreso del béisbol que ofrezca un respiro a una nación acosada por la devastación del COVID-19 convencería a los jugadores de aceptar el plan, dijeron las fuentes.

Durante semanas, altos funcionarios federales de salud y funcionarios de béisbol han discutido la viabilidad del plan, dijeron las fuentes. El sábado, altos funcionarios de la MLBPA hablaron con funcionarios de salud que ofrecieron este plan como la forma más clara de reiniciar el béisbol, según las fuentes. La liga y el sindicato comenzaron a discutir el plan en múltiples llamadas telefónicas el lunes, dijeron las fuentes. Con la incertidumbre de cuánto tiempo la pandemia de coronavirus afectará a los Estados Unidos, la opción de aislamiento saltó a la vanguardia de las posibilidades que la liga estaba considerando, dijeron las fuentes.

Los obstáculos van mucho más allá de las pruebas y los temores de los jugadores de separarse de sus familias. MLB y MLBPA, dijeron las fuentes, esperan discutir esta semana la economía del plan, en el que la liga renunciaría a los ingresos por boletería que representan la mayor proporción de sus ingresos anuales que exceden los $10 mil millones. La liga podría cosechar dineros adicionales al agregar juegos a su cartera de televisión nacional, y las cadenas televisivas probablemente echarán mano a la programación en vivo ya que otros deportes permanecen cerrados debido al coronavirus, dijeron las fuentes.

Si la liga y el sindicato acuerdan un acuerdo, dijeron las fuentes, aumentaría en gran medida la posibilidad de que los equipos desciendan al área de Phoenix en mayo, siempre que se resuelvan los problemas logísticos, asegurando pruebas robustas de coronavirus, alojamiento, seguridad, transporte y una miríada de otros asuntos que puedan presentarse. Después de unos campos de entrenamientos de dos a tres semanas, durante el cual los protocolos serían probados hasta la saciedad, MLB podría considerar comenzar su temporada regular, dijeron las fuentes.

Si bien existe la posibilidad de que un jugador o un miembro del personal den positivo por el coronavirus, incluso en un entorno seguro, los funcionarios no creen que una prueba positiva por sí sola necesariamente sea la causa de la cuarentena de un equipo completo o que cause el cierre de la temporada, según las fuentes dijo. El plan podría incluir equipos que tengan rosters significativamente ampliados para dar cuenta de la posibilidad de que los jugadores den positivo a pesar del aislamiento, así como para contrarrestar el calor en Phoenix, que podría ser problemático durante el verano, dijeron las fuentes. Según las fuentes, el atractivo de que más jugadores reciban potencialmente salarios de las Grandes Ligas y tiempo de servicio sería muy atractivo para el sindicato.

Ambas partes reconocen que la singularidad de la temporada no se limitaría a la ubicación del estadio o al tamaño de la lista. Entre las posibilidades que se han discutido entre personas de ambos lados, aunque no en las conversaciones del lunes, según las fuentes:

• Implementar una zona de strike electrónica para permitir que el árbitro del plato mantenga una distancia suficiente del receptor y la masa

• No se permitirían las visitas al montículo por el receptor o el entrenador de pitcheo.

• Dobles jornadas de siete entradas cada partido, que con una fecha de inicio más temprana a lo esperado podría permitir que el béisbol se acerque a una temporada completa de 162 juegos.

• Uso regular de micrófonos en el campo por parte de los jugadores, como una ventaja adicional para los televidentes.

• Sentarse en las gradas vacías a 6 pies de distancia, el espacio de distancia social recomendado, en lugar de estar en el dugout.

Cada opción, aunque lejos de estar asegurada, es probable que se amplíe en los próximos días a medida que la viabilidad del plan para todos los involucrados tome forma.

La discusión sobre el dinero no solo sería entre la liga y los jugadores, sino también entre los equipos. Debido a que los contratos de televisión local varían significativamente según el mercado (más de $100 millones al año separan las ofertas de televisión local superiores e inferiores), aquellos que dependen de los ingresos de boletería podrían buscar un cambio de un año en el plan de reparto de ingresos entre los 30 equipos.

Las partes también tendrían que determinar cuántas personas vivirían dentro de la llamada burbuja del deporte junto con personal médico y en el campo, así como si incluiría a los funcionarios de la oficina principal, cazatalentos, personal de video y medios de comunicación, entre otros, dijeron las fuentes.

Tan consecuente y potencialmente complicado como podrían ser algunos de los desafíos, las fuentes dijeron que la liga y el sindicato están motivados para hacer que el plan funcione porque se dan cuenta de que la alternativa podría ser peor para ambas partes: que no haya béisbol en absoluto en 2020.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorA pesar de la expansión del coronavirus, la Tierra se sigue calentando
Noticia siguienteMuere hermano del gobernador de la provincia Duarte por COVID-19