Las bondades del encierro

Compartir

Señor director. Si sacamos a relucir las cosas que están sucediendo debido a este encierro, y si de verdad lo hacemos de manera objetiva y sacando lo mejor de cada situación, es seguro que ha sido más provechosa que perjudicial.
¿Provechosa para quién? Para todos...

¿Perjudicial para quién? Para una minoría, los más pobres y desposeídos, siempre han subsistido con lo imprescindible y ahora hasta eso se les niega. Los ricos y millonarios siempre estarán bien, ¿O me equivoco? ¿Son los que lo llevan peor? El resto, que somos los del medio y mayoría, nos las arreglamos como podemos y casi siempre salimos a camino.

Hasta la naturaleza agradece el encierro, y la envidiamos pues ha seguido su curso como si no pasara nada, ¿Será que no le damos pena? Pero ¿Acaso nos daba pena a nosotros, que seguíamos maltratándola?

Dejo una lista de mejorías a causa del encierro obligatorio, no sabemos con qué fines reales, pero sí que está dando algunos buenos resultados.

*Se ha frenado el consumismo a nivel mundial.

*Se ha limpiado la atmósfera, menos basura y combustible derramando humo y contaminación.

*Estamos más conscientes de las bondades de la naturaleza.

*La gente es más higiénica, se está cuidando más sin ser tan vanidosa.

*Hay menos ruidos y polémicas en las calles y hogares, se es más amable y condescendiente.

*Muchos lucen mejor y más descansados y otros se lo toman con un ritmo más llevadero. Incluso las relaciones familiares dentro del hogar han mejorado.

*La familia está reunida en casa, dándose ese tiempo y esos abrazos que antes ni siquiera se necesitaban dar o recibir y que solo echaban de menos los niños y los muy ancianos.

*Las personas se están acercando a distancia, los vecinos que nunca se veían o saludaban, ahora desde sus balcones, jardines o patios, conversan con agrado y alegría de ver gente y poder interactuar.

*La solidaridad se ha posicionado más arriba que el petróleo, el euro, y los pisos en Dubai...

*Los famosos se han puesto al alcance de todos, se han visto incapaces, su vulnerabilidad es la misma que la de todos, al igual que los poderosos.

*Las prioridades han cambiado, muchas costumbres creadas por el hombre en la sociedad que a sangre y fuego fundó, bajo un sistema dañino, han quedado al margen. Al principio solo se quería retornar a sus costumbres, ahora solo no contagiarse y seguir con vida. El presente se ha vuelto la única realidad.

*Si este encierro se prolonga mucho más, nos hartaremos del celular, laptop, televisión... Veremos la vida de otra manera, saldremos a besar la tierra y apreciar aquello que menospreciamos, teníamos al alcance y nunca valoramos...
Demos gracias por el curso imparable de la vida, nada ocurre porque sí, todo tiene un verdadero sentido de la perfección armónica de las cosas y los beneficios que reporta. En el fondo este virus lo hemos creado todos, con nuestra inconsciencia e indiferencia, y de nosotros depende neutralizarlo. Romper tantas desigualdades es perentorio en nuestras vidas y planeta, obremos con bondad y amor.
Idalia Harolina Payano Tolentino
Colaboradora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorLas mujeres en el Stalinismo
Noticia siguienteSeñales TV, seis años sembrando valores