¡Eres su debilidad!

No te preocupes por lo que no tienes, no sucede aún o no puedes cambiar... Dios está cerca, haciendo proezas, peleando tus batallas, abriendo repentinamente caminos no pensados y puertas estratégicas; Creer es alabar a Dios mientras trabaja por ti. Es aceptar su voluntad desde la perspectiva de su corazón y no de nuestras circunstancias. Para entrar al reino de los cielos debemos ser como niños y montar sobre los lomos del gigante... Recorrer cuesta arriba las empinadas rocas del deber, ya no requiere tu máximo esfuerzo o riesgo, sino entregar “tu todo” a quien es tu fortaleza y para quien eres “su debilidad”, la niña de sus ojos. Tu mayor esfuerzo y mejor determinación jamás alcanzarán a una fe óptima, esa que habita donde solo las águilas se atreven.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAlguna vez
Noticia siguientePersonal del Ministerio Público recibe insumos